Alemania y Portugal abren la puerta a que la UE acoja a presos de Guantánamo

  • 'The Washington Post' revela que hasta doce países europeos estarían dispuestos a recibirlos · Los Veintisiete, que negaron esa posibilidad a Bush, tenderían así la mano al nuevo Gobierno de Obama

Comentarios 2

La promesa de Barak Obama de echar el cerrojo de forma definitiva al centro ilegal de detención de Guantánamo esconde una incógnita: qué hacer con sus prisioneros. EEUU no los acepta en su territorio, pero tampoco puede devolverlos a sus países de origen porque asume que existe un alto riesgo de que a su regreso puedan ser torturados. La salida a tan delicado laberinto parece estar al otro lado del Atlántico si se confirma que hasta una docena de países europeos han entablado ya intensas negociaciones con Washington sobre la posibilidad de acoger a los inquilinos de la base militar estadounidense.

Los primeros pronunciamientos a favor de esa posibilidad han llegado desde Berlín y Lisboa. El Ministerio de Exteriores germano confirmo ayer que su titular, Frank-Walter Steinmeier, ya ha ordenado a su personal que analice los aspectos políticos, legales y logísticos que conlleva una decisión de ese calado. Además, en las últimas semanas ha circulado entre los ministros del Gobierno de Angela Merkel un documento de discusión sobre el tema.

Por su parte, el Gobierno portugués hizo público este mes lo que hasta ahora habían sido discusiones privadas en el seno de la UE, sobre todo desde que el ministro de Exteriores luso, Luis Amado, abordara el asunto en una carta dirigida a sus homólogos de los 27 con motivo del 60 aniversario de la Declaración de los Derechos Humanos. Amado afirmó entonces que existe "consenso" sobre el cierre de la base y apuntó que "ha llegado el momento de que la UE responda al reto y ayude al Gobierno estadounidense a resolver el problema mediante el reasentamiento de los detenidos".

Esa apuesta decidida de Bruselas se vio reafirmada ayer en la edición del influyente The Washington Post. Según el rotativo, hasta una docena de socios de la UE estarían dispuestos a acoger a presos de Guantánamo. El diario interpreta ese viraje -la posibilidad le fue negada varias veces al presidente saliente, George W. Bush- como un gesto de acercamiento del bloque europeo hacia Barak Obama. El coordinador de cooperación germano-americana del Ministerio de Exteriores alemán, Karsten Voigt, fue ayer contundente al respecto: mientras Bush "causó el problema", Obama ahora "intenta solucionarlo".

Responsables de la diplomacia europea consultados por The Washington Post, que hablaron desde el anonimato porque sus gobiernos no han adoptado una posición pública, insisten en que esperan un compromiso claro por parte de Obama para cerrar Guantánamo y un consenso sobre los principios legales en la lucha contra el terrorismo. Y además advierten que no habrá un cheque en blanco: la UE incluso pedirá que EEUU acepte la llegada de un pequeño grupo de detenidos a su territorio y le recuerdan que "no puede pedir ninguna condición especial" a cambio.

Algunos países de la UE, como Dinarmarca, se oponen a recibir a los detenidos de Guantánamo al considerar que el caso es sólo responsabilidad de EEUU. En el campo de prisioneros de la base de EEUU en Cuba, cuyo cierre final ha acelerado Barak Obama, conviven actualmente unos 250 prisioneros. Según datos del Pentágono, ninguno de ellos es de origen europeo. La mayoría son supuestos talibanes capturados a partir de 2001 tras la invasión de Afganistán.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios