NUEVO SUV MEDIO

Mitsubishi Eclipse Cross 2017: el inicio de una nueva era

  • La firma japonesa lanza el nuevo Eclipse Cross, un SUV de tamaño medio que, según las estimaciones, aumentará las ventas de la marca en un 30%.  Ya está a la venta desde 21.800 euros.

El diseño es uno de los aspectos más característicos del nuevo Eclipse Cross. El diseño es uno de los aspectos más característicos del nuevo Eclipse Cross.

El diseño es uno de los aspectos más característicos del nuevo Eclipse Cross.

Mitsubishi vive un momento muy dulce. Por un lado, la firma japonesa se encuentra en el primer capítulo de una novela que será un ‘bestseller’. Con ello nos referimos a su integración en la alianza Renault-Nissan-Mitsubishi. La firma japonesa recibirá en los próximos años toda la tecnología en plataformas y motores de Renault y Nissan lo que le permitirá aumentar su oferta y, por lo tanto, crecer en ventas.

Otra de las razones por las que Mitsubishi está entusiasmada estos días es por la llegada de un nuevo modelo. Desde la marza señalan que desde 2010 no lanzaban un nuevo modelo. El último, de hecho, fue el ASX en 2010. Y este nuevo modelo que hoy es nuestro protagonista es el Eclipse Cross, un nuevo SUV de tamaño medio.

La llegada del Eclipse Cross, así como el buen comportamiento del resto de modelos, permitirá –siempre según sus previsiones- pasar del actual millón de unidades que vende la marca en todo el mundo a 1,3 millones en el próximo año. Esto supone un 30% más de ventas.

En España, por su parte, el porcentaje es similar. Si 2017, Mitsubishi lo podría cerrar con 11.000 unidades, para 2018 con un año completo de comercialización la firma prevé 14.000 unidades. Esta diferencia de 3.000 unidades corresponderían a los objetivos de ventas del Eclipse Cross.

Entre el ASX y el Outlander

A la hora de situar el Eclipse Cross primero vamos a ver cómo queda dentro de Mitsubishi. Y en este sentido comprobamos cómo el Eclipse Cross viene a situarse entre el ASX y el Outlander. Es un poco más grande que el ASX –además, el próximo ASX de segunda generación será un poco más pequeño- y queda por debajo del Outlander –que a su vez el siguiente Outlander será un poco más grande-.

En concreto, estamos hablando de una longitud de 4,40 metros, una anchura de 1,80 metros y una altura de 1,68 metros. Su distancia entre ejes es de 2,67 metros. De estas cifras nos llama la atención la de la batalla o distancia entre ejes. Entre otras cosas porque se trata de la misma cifra -2,67 metros- que tiene el ASX. De ahí que –una vez confirmado con la marca- sepamos que el Eclipse Cross y el ASX comparten plataforma.

Por otra parte, con estas dimensiones, vemos rápidamente que el Eclipse Cross se tiene que enfrentar a rivales muy poderosos. Estamos hablando de huesos duros de roer como el Nissan Qashqai, Hyundai Tucson, Seat Ateca, Kia Sportage, Volkswagen Tiguan, Peugeot 3008, Renault Kadjar o Ford Kuga, entre otros.

Para lograr hacerse hueco entre estos superventas, Mitsubishi ha apostado por varios elementos claves. El primero es el diseño. Y en este apartado el Eclipse Cross tiene la partida ganada. Su estética es muy atractiva e incluso diferente al resto de modelos de la categoría. Llama mucho la atención en este primer impacto.

¿Y por qué llama la atención su diseño? Pues porque Mitsubuishi, principalmente, ha optado por una línea de techo caída, una estética que podría asemejarse a la de los coupés y que son muchos los fabricantes que están optando por este diseño: Land Rover con el Evoque, BMW con el X2 o Toyota con el C-HR.

Gran pantalla central

Una vez dentro del coche, su interior también nos parece moderno, en elementos, sobre todo como la consola central, con una pantalla táctil de gran tamaño. El cuadro de instrumentos, con un diseño más convencional, pasa más desapercibido. Igual de llamativo que la pantalla es un ‘touchpad’ –similar al de los portátiles que está cerca de la palanca de cambios- y con el que se puede manejar las principales funciones del menú.

Una vez sentados, notamos que la posición de conducción es elevada, sobre todo en las plazas traseras. La amplitud del modelo es buena principalmente en los asientos del conductor y pasajero, con buena distancia al techo y espacio para las piernas.

Detrás, como decíamos que al ir tan elevado, la distancia libre al techo no es tan alta, sobre todo si la unidad cuenta con el techo panorámico. Para las piernas, en cambio, sí hay un buen espacio que, además, se puede regular porque el asiento se desplaza 20 centímetros. Además, el respaldo tiene diferentes ángulos de inclinación y se puede dividir en la configuración 60/40.

Todo ello permite obtener un maletero con 485 litros de capacidad. Esta cifra se sitúa en una posición intermedia entre los modelos más capaces: Honda CR-V (589 litros), Skoda Karoq (521 litros), Volkswagen Tiguan (520 litros) y los que tienen un maletero más pequeño como el Nissan Qashqai (430 litros), Kia Niro (421 litros) o Toyota C-HR (377 litros), entre otros.

Respecto a la gama de motores, inicialmente sólo estará disponible el motor 1.5 de origen Mitsubishi con 163 CV de potencia. Eso sí, este motor podrá estar asociado a la tracción 4x2 con cambio manual o bien a la tracción 4x4 con cambio automático CVT de ocho velocidades. Desde Mitsubishi, esperan que sea este motor –el 1.5 de gasolina- con la tracción 4x2 y el acabado intermedio, la versión más demandada.

Más adelante, al final de 2018 o principios de 2019 la gama se ampliará con la introducción del désel 2.2 –convenientemente actualizado- que en a la actualidad rinde una potencia de 150 CV. Este diésel estará disponible sólo con tracción total y cambio automático. Y también un poco más allá en el tiempo, el Eclipse Cross recibiría una versión híbrida.

Durante la prueba de conducción, hemos tenido la oportunidad de sentarnos al volante del Eclipse Cross con el 1.5 de 163 CV y tracción 4x4. De esta toma de contacto podemos destacar que el nuevo SUV está enfocado principalmente al confort de marcha. En este sentido, mientras que viajar en autopista con este Mitsubishi es confortable, en una carretera virada, hay que hacer un uso demasiado profuso del cambio, lo que nos obliga a estirar las marchas, elevar los consumos y hacer que la mecánica gire a mayor régimen.

Acabados

En cuanto a los acabados hay tres niveles de equipamiento: Challenge, Motion y Kaiteki. Comenzando por el primero de ello -Challenge- el Eclipse Cross cuenta con llantas de 16 pulgadas, cristales tintados, retrovisor fotosensible, luces diurnas con leds, climatizador, bluetooth, cámara de visión trasera, advertencia de impacto frontal, advertencia y salida del carril, ayuda al arranque en pendiente y asistente automático para luces cortas y largas.

El siguiente acabado Motion suma, además, llantas de aleación de 18 pulgadas, Apple Car Play y Android Auto, Touchpad, Head Up Display, Cámara de visión trasera, sensores de aparcamiento delanteros y traseros, climatizador automático bizona, arranque sin llave.

Por último, el Kaiteki, el más completo, añade techo panorámico, tapicería de cuero, asientos delanteros calefactables, asiento con regulación eléctrica conductor, Faros delanteros de leds, control activo de velocidad de crucero, equipo de sonido con nueve altavoces, cámara de visión 360 grados.

Y respecto a los precios, el nuevo Eclipse Cross ya está a la venta –aunque las primeras unidades llegarán entre finales de diciembre y principios de enero- desde 26.800 euros. A este precio hay que descontar una cifra de 4.500 euros, lo que deja el precio inicial en 21.800 euros. La versión más equipada tiene un precio de 36.000 euros, que con el descuento se queda en 31.500 euros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios