Una fiesta que puede salir cara

  • Los visitantes tienen que olvidarse de la crisis si quieren disfrutar estos días de las Cruces ya que comer en uno de los recintos supera ya los 20 euros de media

Comentarios 2

No cabe duda de que mayo es un mes especial en Córdoba, donde la fiesta y la tradición se mezclan para el disfrute de cordobeses y visitantes. Cruces, Patios y la Feria resumen 30 días de ajetreo y jolgorio aunque, eso sí, hay que ir con la cartera llena. Se empieza con una copa de vino y se acaba con un combinado. Antes, seguro que ha caído un pincho de tortilla o una ración de jamón. El total puede llegar a 20 euros, sin contar las copas que vienen después.

Las cervezas cuestan entre 1,5 y dos euros en la mayoría de los recintos, los refrescos oscilan por los mismos precios y las botellas de vino cuestan entre 4,5 y ocho euros, dependiendo del tamaño. En el apartado de bebidas, los combinados son los más caros, ya que uno de importación cuesta 4,5 euros y cuatro el nacional. No deja de ser una copa servida en un vaso de plástico. En cualquier caso, la mayoría de los colectivos que montan las Cruces son hermandades, por lo que los beneficios obtenidos van destinados a aumentar el patrimonio y pagar los gastos de la cofradía en cuestión. De hecho, la mayoría reconoce que mayo -tanto por esta fiesta como por la Feria- representa la principal fuente de ingresos de estos colectivos.

Sin embargo, no hubiera sido una mala idea bajar los precios para adaptarlo a la situación económica por la que atraviesa el país. Ahora cobra más sentido que nunca la frase "sube todo menos los sueldos", porque con estas tarifas hay que invertir gran parte de la paga extra para disfrutar de la fiesta. Seguro que muchos a partir de esta noche estarán pensando ya en la "cuesta de junio" después de que las salidas y las comidas fuera de casa se multipliquen este mes.

Pero hay opciones más económicas para salir airoso de la sangría de las Cruces. Algunos entornos como el Bailío ofrecen bocadillos por 2,5 euros y raciones de lomo, queso o jamón a 4,5 euros. El típico flamenquín cordobés también se puede degustar por menos de cinco euros. En Santa Marina los bocatas cuestan tres euros, aunque son algo más grandes, y los platos de jamón ibérico y queso valen ocho euros. Además, ya se sabe que en cuestión de fiesta los cordobeses no miran el bolsillo y parece que la crisis se detiene entre el vino y las sevillanas para disfrutar del momento. Ya vendrán tiempos peores. Ahora es el momento de aprovechar el esperado Mayo Festivo que comenzó oficialmente a las 21:00 de ayer con la inauguración de las más de 40 Cruces repartidas por toda la ciudad. Hasta el próximo domingo, serán miles los visitantes que conocerán una de las tradiciones más populares de Córdoba.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios