Musica 'prohibida' entre sevillanas y rebujito

  • Las hermandades se ciñen salvo excepciones a las normas que impiden poner canciones alejadas del folclore

Las hermandades se ciñen salvo excepciones a las  normas que impiden poner canciones alejadas del folclore

Las Cruces han soltado este año, y por el momento, los lastres del botellón y la música machacona -por imperativo municipal- para recrear un ambiente tradicional cordobés en el que no faltan las sevillanas ni el rebujito. Pero, entre rumba y canción flamenca, por los altavoces de algunos recintos se coló ayer música prohibida, ésa que en un pub puede desatar una fiesta cualquier noche en pocos minutos pero que en el contexto del Mayo Festivo transgrede las reglas de la Concejalía de Ferias y Festejos.

Plaza de Capuchinos, 16:55. En los altavoces del recinto de la Hermandad de los Dolores resuena el último repiqueteo de unas sevillanas y, acto seguido, comienza una melodía muy reconocida, aunque ajena al folclore andaluz: la banda sonora de la película Grease desata en pocos segundos el baile a los pies del Cristo de los Faroles. No hay bolsas de hielo en el suelo, no, pero las jarras vacías de bebida y los vasos de plástico se amontonan sobre los adoquines como en cualquier día de botellón.

A escasos metros, en el Bailío, las últimas jarras de rebujito van y vienen antes de que la barra cierre a las 17:00. "No sabíamos que esto era así, con un ambiente tan festivo. Pensábamos que era algo más tranquilo, para ver más Cruces y con menos bebida", bromeaba Soledad Arias, una turista madrileña que ha elegido Córdoba como destino para el puente del Primero de Mayo. "Es la primera vez que disfrutamos de una fiesta típica andaluza y seguro que repetiremos", prometió la turista mientras intentaba por enésima vez bailar unas sevillanas.

La Cruz oficial del Ayuntamiento, enclavada en la céntrica plaza de las Tendillas, también fue escenario de una transgresión de las normas municipales. Fue a mediodía, al término de la manifestación convocada por los sindicatos con motivo de Día del Trabajo, cuando la organización permitió que por los altavoces sonara la música de los Héroes del Silencio para el desconcierto de los turistas. Un desliz que el pale cream y la música folclórica de las cruces cercanas hicieron desaparecer.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios