Las Cruces cumplen el reto de eliminar el 'botellón' y afianzan su estilo tradicional

  • Marcelino Ferrero destaca que el concurso ha dado un "salto cualitativo" · Cuadra subraya el "absoluto cumplimiento" de los horarios y agradece la colaboración de los jóvenes

Comentarios 8

Objetivo cumplido. Al menos, en un "altísimo porcentaje". El concejal de Seguridad y Movilidad, José Joaquín Cuadra, dio ayer por alcanzado el reto de erradicar el botellón de las Cruces, una práctica masiva que en los últimos años había llevado a los vecinos y a las hermandades participantes a exigir al Ayuntamiento que esta fiesta cambiara de rumbo. Cuadra subrayó que el dispositivo especial de vigilancia puesto en marcha por su departamento "ha conseguido" evitar las concentraciones masivas de jóvenes en torno al botellón y agradeció la labor de la Policía Local, el Cuerpo Nacional de Policía y Protección Civil. Aún queda pendiente, sin embargo, el reto de eliminar esta práctica de San Basilio durante los Patios, por lo que el Consistorio también activará un plan especial de vigilancia, avanzó Cuadra.

Desde el miércoles por la noche hasta la clausura de la fiesta ayer, las patrullas de prevención realizaron unas 20 intervenciones "y el nivel de tolerancia de los jóvenes ha sido total", valoró Cuadra. El edil también resaltó el "absoluto cumplimiento" de los horarios de apertura de las barras y del cese de la música, dos aspectos que en años anteriores habían cosechado numerosas críticas por parte de los vecinos afectados. El único incidente registrado durante el puente del Primero de Mayo -dijo- se produjo ayer por la madrugada en República Argentina, cuando un conductor atropelló a un agente de la Guardia Civil y le ocasionó heridas leves.

El concejal de Ferias y Festejos, Marcelino Ferrero, también enfatizó el "salto cualitativo" que las Cruces han experimentado, pues "sólo cuatro no han estado a la altura". El edil avanzó que el Ayuntamiento se pondrá en contacto con los responsables de estos recintos para indicarles que "ése no es el camino a seguir". Pero ésa ha sido la excepción: "Mi satisfacción es que hemos empezado a recuperar la tradición", valoró Ferrero, quien argumentó que la mejora estética ha logrado "mover" a los visitantes "de un lugar a otro del Casco Histórico".

Los vecinos y los organizadores también hicieron ayer un balance optimista de la fiesta. Belén Fernández, la presidenta de la Asociación de Vecinos Casa de Paso, de Santa Marina, valoró que el Ayuntamiento "ha logrado encauzar las Cruces por una línea correcta" y destacó que la "recuperación" de esta tradición "ha quedado patente". La portavoz vecinal -que en ediciones anteriores se mostró muy crítica por el ruido y la suciedad- agradeció la "eficacia" mostrada por el servicio municipal de limpieza y el "cumplimiento de los horarios" por parte de los organizadores. Fernández, sin embargo, echó en falta "un acompañamiento" a las Cruces para que dejaran de ser simples barras, como espectáculos de baile y cante flamenco. "Hay vecinos que este año han adornado los balcones, lo que demuestra que están a favor de esta tradición", dijo Fernández.

Los organizadores de las Cruces también destacaron ayer las mejoras. El hermano mayor de La Paz, Manuel Quirós, calificó como "muy positivo" el veto al botellón y calculó que la intervención policial ha eliminado esta práctica "en un 90%". Como reto, Quirós propuso un aumento del premio económico a las mejores Cruces, pues "incentivaría que los participantes se esforzaran más". Un miembro de la junta directiva de la Sentencia, José Antonio Salamanca, también valoró que la desaparición del botellón "ha mejorado el ambiente", mientras que el hermano mayor de la Santa Faz, Sergio Quintero, calculó un aumento de ventas en la Trinidad por el veto al botellón.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios