jazz

La búsqueda continúa

  • Un nuevo álbum en formato de gran banda refuerza la posición de Matt Mitchell en la avanzadilla del jazz actual

El pianista Matt Mitchell. El pianista Matt Mitchell.

El pianista Matt Mitchell.

Cualquier rastreador avispado del territorio del jazz contemporáneo llevará ya algunos años con el nombre de Matt Mitchell bien subrayado en su memoria. Sus alianzas con colegas de primer nivel como Rudresh Mahanthappa, Tim Berne o Dave Douglas, además de una breve pero valiosa trayectoria a su nombre que incluye álbumes en distintos formatos instrumentales: Fiction (2013), a dúo con Ches Smith, Vista Accumulation (2015), en cuarteto, o el reciente piano solo de Forage (2017), dedicado a reinventar las composiciones de Tim Berne, han situado al pianista norteamericano en un privilegiado escaparate donde su romance con el riesgo y la búsqueda parece no tener fin. Y A Pouting Grimace supone una flamante y lúcida evidencia de ello.

Estableciendo permeables espacios en los que convergen abstracción, disonancia y arreglos, y arbitrando la correspondencia entre partitura e improvisación, Mitchell compone un imprevisible puzle sonoro que cruza la referencia electroacústica con una nómina instrumental de gran banda, alejada de timbres al uso: tabla o fagot, arpa, glockenspiel o efectos electrónicos asumen roles protagonistas a través de unos desarrollos no aptos para pusilánimes, conducidos por la mano de otro notorio valor contemporáneo llamado Tyshawn Sorey (atención a su extraordinario y reciente Verisimilitude, en formato de trío). El reflejo tenebrista del inicial Bulb terminus y la trama ambient de cierre en Ooze interim enmarcan una obra comprometida y de vocación exploradora, plagada de recompensas destinadas a los más osados escuchantes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios