Un duelo a cara, cruz... o penaltis

  • Turquía y la República Checa se la juegan en un choque fratricida · De acabar en tablas, los lanzamientos desde los 11 metros decidirán el pase

Igualan a puntos, diferencia de tantos y goles a favor, pero sólo hay lugar para uno. Turquía y la República Checa dirimen en Ginebra quién acompañará a Portugal a cuartos de final por el Grupo A, en un encuentro con características de mano a mano que puede hasta terminar en penaltis.

Tres puntos para cada uno y una marca de 2-3 en la suma de goles convertidos y encajados hacen de este choque algo verdaderamente especial, un duelo de donde saldrá el rival de Croacia, campeón del Grupo B, en un cruce de cuartos de final que dejará un semifinalista poco esperado.

Es tal la igualdad que de acabar el partido en empate, al no tener ninguno ventaja sobre el rival que pueda resolver el desempate, el segundo clasificado del Grupo A saldrá de una agónica tanda de penaltis tras la nueva regulación de la UEFA, un hecho que, de producirse, sería inédito en la historia del torneo. "Es un partido con tintes de final y queremos ganarlo en los 90 minutos", anunció Karel Bruckner, el entrenador checo, que cree saber cómo lograrlo: "Tenemos que jugar como lo hicimos en el primer tiempo con Portugal. Turquía es un equipo fuerte técnicamente y puede superar a cualquiera, pero los conocemos y estamos bien preparados".

Sin embargo, la confianza en las propias fuerzas no hace ajena la posibilidad de que haya que recurrir a los lanzamientos desde el punto fatídico. "Sabemos que es una alternativa, así que los hemos ensayado", señaló el técnico.

"Es mejor que tirar una moneda", aseguró el meta Cech, un portero que con el Chelsea no tiene buenos recuerdos de este tipo de desempates, pues perdió así la última final de la Champions. Pero tampoco los tiene la República Checa estrenando cambios reglamentarios. De hecho, en la final de la Eurocopa de 1996, jugada en Inglaterra, los checos perdieron la final frente a Alemania con un gol de oro de Bierhoff. La propuesta se ponía en práctica por primera vez y fue fatal para el conjunto checo. La cosa no queda ahí. Hace cuatro años, en Portugal, la experiencia cambió de metal y fue el gol de plata (igualmente eliminatorio). Tampoco les fue bien entonces la variante.

La historia, sin embargo, siempre depende de cómo se mire y hay algún motivo para la esperanza en la estadística: los checos sólo han perdido 10 de los 14 encuentros que han disputado frente a los otomanos, quienes sólo ganaron en una ocasión.

Como los checos, en la concentración turca creen posible enfrentarse contra Croacia sin la necesidad de ir más allá de los 90 minutos. "Si jugamos como lo hicimos en el segundo tiempo contra Portugal, no tenemos nada que temer", precisó Altintop, centrocampista del Bayern Múnich.

Fatih Terim, seleccionador de Turquía, tendrá que recomponer el centro del campo, donde ha perdido por lesión a Metin y Emre, mientras que Bruckner podría alinear desde el inicio por primera vez a Baros y Koller.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios