Grecia y Rusia buscan mejorar su imagen y mantener opciones

  • El equipo heleno podría dejar de jugar con tres centrales para pasar a un 4-3-3. Pavlyuchenko, que marcó el gol contra España, podría ser baja en Rusia por una contractura

La campeona de Europa se tambalea después del trompazo de Zlatan Ibrahimovic y compañía. En busca de recuperar el equilibrio y en plena discusión sobre su estilo, Grecia se medirá el sábado frente a Rusia, que también tiene cuentas pendientes que saldar en la Eurocopa.

El Wals-Siezenheim de Salzburgo será anfitrión del choque que puede devolver la autoestima a uno de los dos, en un grupo D que no los ve con buenos ojos por ahora. España y Suecia lideran con tres puntos cada uno mientras que griegos y rusos cierran sin unidades.

La miserable actuación de los helenos frente a los nórdicos provocó una ristra de críticas por parte de la prensa local hacia la táctica exageradamente defensiva que dispuso el alemán Otto Rehhagel, algo sugestivo si se tiene en cuenta que una disposición parecida consiguió el milagro de consagrar al equipo hace cuatro años.

"Todos los jugadores estamos tristes por las cosas que se escribieron en los últimos días. No está prohibido criticar, pero somos sólo humanos. Ahora tenemos que estar todos juntos: jugadores, hinchas y medios", dijo el lateral izquierdo Vassilios Torosidis.

La sugerencia a Rehhagel podría haber llegado desde el propio plantel, que según algunas informaciones habría pedido a su técnico dejar de jugar con tres centrales para pasar a un esquema más agresivo: un 4-3-3, exitoso cuando se utilizó en la etapa clasificatoria.

Sin embargo, el central Sotirios Kyrgiakos rehusó avalar esos rumores. "Eso es algo que debe decidir el técnico y su equipo de colaboradores", aseguró.

En el campamento ruso las aguas no bajan más limpias. El holandés Guus Hiddink está tan desilusionado con la actuación de sus dirigidos como lo está su oponente de mañana y espera un salto cualitativo en las prestaciones de los que entren al campo.

Con el goleador Pavel Pogrebnyak fuera del torneo por una lesion y el importantísimo Andrei Arshavin todavía suspendido, Hiddink ganó un nuevo disgusto.

Roman Pavlyuchenko, el delantero que le dio buena parte de la clasificación tumbando a Inglaterra en Moscó con dos goles, sufre una contractura en un aductor y puede perderse el encuentro. Su concurso se decidirá a último momento.

De no estar disponible Pavlyuchenko, el seleccionador de Rusia haría ingresar en el once al delantero del FC Moscú, Roman Adamov.

Juegue quien juegue, Hiddink espera que los errores cometidos frente a España puedan solventarse pese a las pocas tablas que tienen muchos de sus futbolistas en competiciones importantes como es una Eurocopa.

"Para la mayoría de los jugadores es su primera aparición en un torneo de los grandes. Necesitamos más experiencia. Necesitamos aprender muy rápido. Quien sea mejor mañana, tendrá la posibilidad de pelear por un lugar en la siguiente fase", señaló el "Holandés Errante", esperanzado en dar frente a Grecia una versión de Rusia más agradable.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios