Austria-Polonia (1-1): La 'cenicienta' sigue con vida

  • La otra anfitriona se mantiene en el torneo gracias a un penalti transformado en el descuento por Vastic. Se jugará el pase a cuartos con Polonia y Alemania en la última jornada.

Comentarios 1

Los cuentos tienen finales felices. Los peores presagios de los dos organizadores no se han confirmado: la Eurocopa sigue teniendo al menos a un anfitrión. Austria sigue viva gracias a un penalti (digamos más bién un milagro o un regalo del defensa polaco Lewandowski y del árbitro) en el minuto 92. No hubiera sido justo. La calidad y la suerte polacas no pudieron con las ganas de la cenicienta austriaca, que se enfrentará con posibilidades de pasar a cuartos a una Alemania que se jugará la vida en una última jornada divertida, en la que Polonia también tendrá opciones.

Austria estaba muerta desde el gol Polaco en el 30. Corría el minuto 92 y el árbitro ordenaba repetir una falta por la guerra de agarrones que había dentro del área. En la repetición, Lewandowski derribaba a un jugador austriaco en el área sin ninguna necesidad. Todo el estadio miraba al árbitro, que señalaba el punto de penalti ante la locura generalizada. Sólo faltaba que Boruc, que estaba amargando la noche al anfitrión, no hiciera de las suyas. Vastic no le dio oportunidad. Un derechazo fuerte a la escuadra izquierda del portero y Austria respiraba. La anfitriona estaba viva, por lo menos, una jornada más.

Y es que el partido de Austria parecía la segunda parte del guión del encuentro que dejó ayer apeada a Suiza. El equipo de Hickersberger salió a comerse a Polonia. Tuvo hasta cuatro ocaciones claras en apenas diez minutos de la primera parte que solventó Boruc, todo un muro. Con más ganas que fútbol, en el minuto 10 y el 13, Harnik se quedó sólo ante el portero polaco y fue incapaz de adelantar a su equipo. Luego Leigteb, en el 17, tras un fallo en la salida de los centrales, desaprovechaba otro mano mano con Boruc después una galopada desde el mediocampo. Y la escuadra de Beenhakker no desperdició los regalos.

Cuando el anfitrión más apretaba, Polonia no perdonó. En el minuto 30, un centro desde la izquierda fue rematado de forma defectuosa por un jugador polaco. Guerreiro, que esperaba por detrás de la defensa (e incluso del portero), en fuera de juego, recogió el rechace y sólo tuvo que rematar a puerta.

La segunda parte fue un quiero y no puedo de los anfitriones, a los que pesó demasiado el excesivo castigo de no rentabilizar sus escandalosas ocasiones. Los polacos se limitaron a salir a la contra con Guerreiro gustándose ante las prisas de los austriacos, que llegaban con mucho trabajo al área. Sólo inquietaban la meta de Boruc en algunas faltas. Mientras, Polonia probaba suerte con faltas lejanas.

Pero con el descuento, llegó la magia. Austria sigue disfrutando de su carruaje, que no se convirtió en una calabaza al términar el baile, como todos presagiaban. La cenicienta austriaca puede hacer la machada. Puede dejar fuera a su peor enemigo. Alemania se puede ir a su casa.

Ficha ténica:

Austria: Macho; Garics, Prödl, Stranzl, Pogatetz; Ivanschitz (Vastic, m.64), Aufhauser (Säumel, m.74), Leitgeb, Korkmaz; Harnik, Linz (Kienast, m.64)

Polonia: Boruc; Wasilewski, Jop (Golanski, m.45), Bak, Zewlakow; Dudka, Lewandowski, Roger (Murawski, m.85), Krzynowek; Saganowski (Lobodzinski, m.83), Smolarek

Goles: 1-0, m.30: Roger Guerreiro, 1-1: m.92: Ivica Vastic, de penalti.

Árbitro: Howard Webb (Inglaterra). Mostró cartulina amarilla a Korkmaz (m.56), Wasilewski, (m.58), Krzynowek (m.62) y a (m.X).

Incidencias: Asistieron al encuentro más de 51.400 espectadores, en partido correspondiente a la segunda jornada del grupo B, disputado en el estadio Ernst Happel de Viena.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios