Adrián Mutu, de playboy a goleador

  • El jugador rumano tocó fondo cuando dio positivo por cocaína en 2004. Fue despedido por su entonces equipo, el Chelsea de Mourinho, y suspendido siete meses. Ahora vuelve a brillar en la Fiorentina.

Superdotado del balón, rompecorazones del género femenino y tumbado por un control positivo por cocaína, el rumano Adrian Mutu tuvo que tomar el camino de la redención para volver a los 29 años a la elite del fútbol mundial, que tendrá enfrente en la Eurocopa-2008.

Los años grises "se olvidaron", asegura su seleccionador Victor Piturca, quien estima que "la madurez, la experiencia y su estabilidad familiar" adquirida con su segundo matrimonio permitieron a Mutu pasar de playboy a goleador emblema de la selección de Rumania.

Mircea Sandu, presidente de la Federación rumana es más categórico aún: "Para mí es el mejor atacante del mundo, capaz de hacer la diferencia solo, con una aceleración, un regate o un tiro libre".

Formado en el Arges Pitesti, cerca de su pueblo natal Calinesti, Mutu hizo su debut en la temporada 1996-1997 con 18 años. Unos cuarenta partidos más tarde con once goles le bastaron para irse al Dinamo Bucarest.

Allí, Mutu hizo explotar las estadísticas marcando 22 goles en 33 encuentros, que le dieron el doblete Copa-Campeonato y una transferencia al Inter de Milán.

La adaptación en Lombardía fue difícil. Tras 10 partidos sin mover la red, fue cedido al Verona en 2000, año de su primera selección.

En la Serie A, Parma aprovechó la indecisión interista y lo compra por 4 millones de euros. Y con Cesare Prandelli, su actual entrenador hoy en la Fiorentina, volvió a estallar: 21 tantos y la Copa de la UEFA en sus brazos.

El poderoso Chelsea inglés puso 22,4 millones de euros sobre la mesa para regalarse a la perla de los Carpatos (60 selecciones, 27 goles).

Pero el cambio de aire otra vez lo "mató". Su nuevo entrenador José Mourinho no lo protegió y la caída al pozo negro fue en septiembre de 2004, cuando dio positivo por cocaína. Enseguida fue despedido, se divorció poco después y tuvo un escándalo con una actriz porno de Rumania.

Siete meses de suspensión y la Juventus apareció para rescatarlo, pero descendió tras el escándalo de los partidos amañados.

Ahora milita en la Fiorentina, donde ha relanzado su carrera, ayudado por Prandelli, a quien considera "un padre, un hermano y un amigo a la vez", y puso su granito de arena para meter a la Viola en Champions con 17 dianas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios