"No sé de ningún vuelo a Guantánamo que haya violado la ley ni los convenios"

  • El diplomático estadounidense niega las escalas en España de aviones de la CIA y asegura que cerrar la prisión cubana "es lo más fácil, lo complicado es qué hacer con esa gente para que no vuelvan a agredir"

Las despedidas no gustan a casi nadie pero he aquí alguien que lleva un mes diciendo adiós. Por delante le queda otro tanto antes de desalojar la embajada, pues la victoria de Obama tiene también efectos colaterales. Quizá sea el carácter latino, que pone al descubierto su simpático acento cubano, lo que le hace no desfallecer en este dilatado tour de despedida que le ha traído a Sevilla. O tal vez sea cosa de su condición de diplomático. El caso es que como buen profesional, Eduardo Aguirre (Cuba, 1948), cumple con esa ingrata tarea con el mismo entusiasmo con el que trata de convencer de que las relaciones entre Bush y Zapatero no son lo malas que parecen, sin escatimar agasajos al contrario. Lo que vendría a probar que lo mejor de los finales no son las despedidas breves sino las buenas palabras que dejan.

-¿Restablecerá Obama la normalidad diplomática entre EEUU y España?

-Desde el momento de mi llegada las relaciones se mejoraron debido a que el presidente Bush me dio instrucciones de mejorarlas, y así fue. En Zapatero encontramos una administración dispuesta a ir hacia adelante y, francamente, creo que las relaciones han sido muy buenas. Hemos trabajado en todos los ámbitos de importancia: lucha contra el terrorismo, contra el narcotráfico, elementos de seguridad, militares, de comercio, agricultura... ¿Que pueden ser mejor?, ¡claro que pueden! Llevo 40 años de casado y todos los días trato de mejorar mi matrimonio, pero que se pueda mejorar no quiere decir que las cosas vayan mal. Ahora con Obama hay muchas expectativas entre la gente.

-¿Quizá por la necesidad de un liderazgo fuerte frente a la crisis económica global?

-El liderazgo fuerte ya lo tenemos, Bush es un líder fuerte. Obama trae la perspectiva de cambio y, en lo que concierne a España y a EEUU, Obama y Zapatero van a tener nuevamente la oportunidad de mejorar las buenas relaciones de ahora.

-¿Han perdonado entonces el desaire de Zapatero a la bandera norteamericana?

-Aquello de la bandera se recuerda mucho más aquí que en EEUU. No tenemos tanto tiempo para recordar agravios porque si fuera ése el caso nos pasaríamos todo el tiempo enredados en ello. Esa página ya pasó hace mucho tiempo. Estoy seguro de que hoy en día a Zapatero no se le ocurriría hacerlo.

-¿Hace pues un balance positivo de estos cuatro años?

-Muy positivo, porque hemos trabajado en cosas de gran importancia para ambos y para terceros.

-La unilateralidad ha sido una constante en los mandatos de Bush y esa política de no pactar ha dañado a EEUU en temas como Iraq. ¿Debe Obama redirigir la política exterior con un enfoque multilateral?

-En Iraq fueron las fuerzas multinacionales las que operaron, unos 40 países incluida España. No fueron los EEUU contra Sadam Husein, eso es incorrecto. Igual ocurre en Afganistán, donde no son los Estados Unidos contra los talibanes sino EEUU con todos los miembros y no miembros de la OTAN. Pensar que EEUU es el villano o el héroe del mundo no es verdad.

-¿Pero debería apostar Obama por la multilateralidad?

-No estoy yo para darle consejos al presidente Obama. Ni me lo ha pedido ni me corresponde.

-¿En qué dificultaría esa expectativa de acercamiento al viejo continente la realidad de una Europa volcada en lograr la unidad política anteponiendo para ello las relaciones con el vecino al eje atlántico?

-La relación que tenemos con la UE y con cada país de Europa es dinámica, no tenemos ninguna relación adversa. Que todavía pueda ser más fluida depende de los intereses de ambos lados del Atlántico.

-Otro de los retos de Obama será acercarse a América Latina, ¿están a favor o en contra de retomar el diálogo con Venezuela, Cuba y Bolivia?

-Los países que ha mencionado, incluyendo Nicaragua, han demostrado cierta animosidad contra EEUU, y espero que cambien de opinión. Que cesen las expropiaciones y la cruda retórica de Chávez y Morales y que busquen ellos crear puentes. EEUU no ha cesado relaciones con ninguno de ellos. En el caso de Cuba, la pregunta es qué va a hacer para liberar a los presos políticos, para permitir la libertad de expresión y para darle al pueblo de Cuba la capacidad de elegir a sus líderes, tres cosas básicas que Cuba no ha conocido en 50 años.

-Dada la cercanía de Zapatero con estos tres países, ¿puede servir España de enlace entre EEUU y América Latina?

-Le damos la bienvenida a todos los que quieran participar en el diálogo pero no creo que España y EEUU nos necesitemos el uno al otro para relacionarnos con otros países. Sí nos apoyamos en el entendimiento de que haya un respeto a la propiedad, que dejen de ocurrir expropiaciones a empresas que han comprado correctamente.

-Otro de los asuntos que ha dañado la imagen de EEUU ha sido Guantánamo. ¿Existe una hoja de ruta para cerrar la prisión o está tan sólo el compromiso?

-Todos reconocemos que tenemos que encontrar una solución para que esas personas no vuelvan a ser agresores. Cerrar la cárcel es lo más fácil, la parte más complicada es qué hacemos con esa gente. No sé si alguien los quiere aquí en Sevilla. Este problema no lo empezó EEUU sino estos talibanes que atacaron las Torres Gemelas, el Pentágono... La OTAN encontró a esta gente combatiéndoles, pero nos tocó a nosotros mantenerles bajo nuestro cuidado. Ojalá hubieran terminado en otro país.

-¿Cursó EEUU una petición a España para que se permitieran escalas a vuelos de la CIA que trasladaban presos desde Afganistán a Guantánamo?

-No sé de ningún vuelo que haya llegado a España a violar ni la ley ni los convenios que tenemos. No he visto nada que me demuestre tal cosa. El hecho de que haya vuelos a Guantánamo que pasen por España es de lo más normal del mundo, porque tenemos una base que es del tamaño del 60% de la superficie de la capital Washington, casi una ciudad.

-¿Si no hubo una petición formal fue entonces fruto de un pacto secreto entre Aznar con Bush y luego con Zapatero?

-Si hubiera habido un pacto secreto estaría loco hablando de ello. Ni le doy creencia a esos reportajes que he visto ni se la quito porque cualquier conversación diplomática que tenga con el ministro español no la comentaré en la prensa.

-¿Como pasará Bush a la historia?

-Ha sido un gran presidente, le respeto muchísimo y estoy seguro que la historia va a reflejar que se encontró con unos momentos increíblemente difíciles, que no ha sido popular, pero él no ha sido elegido para hacer las cosas popularmente. Sé que se va a casa con la mente limpia, con el alma tranquila.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios