Los socialistas devuelven el favor al PNV y apoyan los Presupuestos de Ibarretxe

  • El voto nacionalista vasco fue decisivo para que se aprobaran las Cuentas Generales del Estado en el Congreso de los Diputados hace diez días · Último pleno de la legislatura antes de las elecciones

Comentarios 1

El Parlamento vasco aprobó ayer los presupuestos de la Comunidad Autónoma Vasca para el próximo año. El tripartito de Ibarretxe sacó adelante sus cuentas gracias al apoyo del PSE-EE, que cerró, por cuarto año consecutivo, un acuerdo presupuestario con el Gobierno vasco tan sólo diez días después de que el PNV hiciera lo propio en el Congreso con las cuentas públicas del Ejecutivo central.

Los presupuestos contaron con el voto en contra de Aralar, los parlamentarios del ilegalizado Partido Nacionalista de las Tierras Vascas (PCTV) y del PP. El diputado popular Antón Damborenea denunció que con el apoyo socialista a las cuentas de Ibarretxe, "se ha cerrado el pacto de legislatura entre el PNV y el PSE", por el que cada uno de estos partidos apoyan "lo que sea" que el otro presente en el Congreso de los Diputados o en el Parlamento vasco.

Tras superar las enmiendas a la totalidad que presentaron PP y PCTV, las cuentas se aprobaron gracias a los votos de los diputados de PNV, EA y EB y el necesario apoyo de los parlamentarios del PSE, que devuelven así el respaldo que PNV dio a los Presupuestos Generales del Estado (PGE) en el Congreso de los Diputados. Además, se aprobó el voto particular del PNV por el que se planteaba que los seis días de asuntos propios de los funcionarios de la Administración vasca sean de carácter recuperable. EA y EB respaldaron la propuesta del PNV, mientras que PP, PCTV y Aralar votaron en contra y el PSE se abstuvo.

El más crítico con los presupuestos fue parlamentario del PP Antón Damborenea que denuncio que, a pesar de la situación de crisis, el Gobierno ha elaborado "los mismos Presupuestos que en años anteriores". Además, consideró que con el apoyo del PSE a las cuentas, "se ha cerrado el pacto de legislatura entre el PNV y el PSE", por el que cada uno de estos partidos apoyan "lo que sea" que el otro presente en el Congreso de los Diputados o en el Parlamento vasco.

Por parte de Aralar, Aintzane Ezenarro, lamentó que tras el acuerdo entre PNV y PSOE para apoyar los PGE, el Gobierno vasco "no ha necesitado" llegar a acuerdos con su grupo, al tener garantizado "el apoyo gratuito del PSE". Mientras, desde el PCTV Itziar Basterrika manifestó que las cuentas no contribuyen a superar el actual marco autonómico "que niega los derechos del pueblo vasco y divide a su territorio" y criticó las partidas dedicadas al TAV.

Desde el PNV fue Ricardo Gatzagaetxebarria el encargado de defender las cuentas del tripartito y su utilidad para hacer frente a la crisis y reactivar la economía vasca. Además, respondió a las críticas del PCTV recordando a la formación radical abertzale que el TAV es un proyecto respaldado "por el 80% de esta Cámara".

Y aunque apoyaron las cuentas del tripartito por cuarto año consecutivo, la parlamentaria socialista Joana Madrigal no dejó pasar la ocasión de denunciar que las previsiones económicas para 2009 están "obsoletas". "Nadie salvo la vicelehendakari se cree la previsión de recaudación y de crecimiento", afirmó Madrigal, que justificó el apoyo de su grupo a unos presupuestos "progresistas" invocando el sentido de Estado y la responsabilidad. "Queremos que las instituciones funcionen cuando las gobernamos nosotros y cuando las gobiernan otros", apuntó.

Tras el Pleno, la vicelehendakari y consejera de Economía, Idoia Zenarruzabeitia, afirmó que los prepuestos de 2009 "mantienen el gasto social y utilizan remanentes y deuda pública" para "hacer frente a la crisis". Las cuentas del tripartito, elaboradas sobre una previsión de crecimiento del PIB para 2009 del 1,5 por ciento, ascienden a un total de 10.487,5 millones de euros, un 5,5 por ciento más que los de este año. En ellas se prevé un endeudamiento de 300 millones de euros que supera en un 1.200 por ciento al 2008 para hacer frente a la caída de ingresos derivada de la crisis.

El presupuesto consolidado, es decir, aquel que incluye las sociedades y organismos públicos, es de 11.409 millones y contempla un programa de impulso a la financiación de pymes, que contará con un fondo especial de garantías de cien millones de euros y de líneas de financiación de hasta 500 millones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios