100.000 inmigrantes en paro podrían acogerse al plan de retorno voluntario

  • La iniciativa para extranjeros no comunitarios será aprobada en septiembre

Comentarios 6

Cerca de 100.000 inmigrantes podrían acogerse al Plan de Retorno Voluntario para extranjeros no comunitarios en paro que el Gobierno tiene previsto aprobar en el mes de septiembre, según explicó ayer la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega.

En la conferencia de prensa posterior al Consejo de Ministros en el que el gabinete socialista estudió el informe sobre dicho Plan, De la Vega advirtió que la mayor parte de los extranjeros que estarían en esa situación proceden de Marruecos, Ecuador y Colombia, aunque hay hasta 19 países que podrían ser beneficiarios de la medida, que son aquellos con los que España mantiene convenios bilaterales de Seguridad Social.

Los inmigrantes que hayan perdido su empleo y deseen volver a su país, podrán acogerse a este plan que les permitirá cobrar, de forma acumulada y anticipada, la prestación por desempleo que tengan reconocida. El pago se hará en dos plazos: primero en España, por el 40 por 100 de su importe, y el resto en su país, al mes siguiente. Si desean volver, deberán dejar pasar tres años para solicitar de nuevo la autorización de residencia y trabajo; y si han pasado cinco años desde que se fueron tendrán derecho preferente.

De los 2,2 millones de extracomunitarios que viven en España, unos 170.000 están desempleados. El objetivo del plan es favorecer el desarrollo de los países de origen mediante el retorno de personas cualificadas, con experiencia profesional, y también con ciertos recursos para continuar trabajando allí.

Este plan para trabajadores en paro no anula otros planes de retorno, "que van a seguir en vigor", dijo De la Vega.

Además, la vicepresidenta aseguró que se trata de una medida "justa y voluntaria, pensada por igual para beneficiar al trabajador, a su país y al nuestro" y que "se suma a otras similares aplicadas en otros países de nuestro entorno", precisó.

El Gobierno ha informado ya de este plan a los interlocutores sociales, al Parlamento y a las comunidades autónomas.

El número de inmigrantes que vive en España se ha visto bruscamente incrementado en los últimos diez años, pasando de 500.000 en 1996 a unos 5,22 millones de personas, del total de 45 millones de habitantes en la actualidad.

España ha registrado un fuerte crecimiento económico en la última década, atrayendo a los extranjeros, pero ha sufrido una brusca desaceleración en los últimos seis meses, que se ha traducido en un aumento del desempleo, especialmente en la construcción, que afecta especialmente al colectivo de trabajadores inmigrantes, cuya tasa de paro se situó en el 14,65% en el primer trimestre de 2008 frente al 8,73% de los españoles, según las cifras hechas públicas por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios