El nuevo sistema de financiación autonómica permitirá a las CCAA depender menos del Estado

  • El sistema propuesto por el Gobierno pretende reducir las transacciones del Estado del 30 al 10% y que todos los ciudadanos tengan "la misma financiación para los servicios públicos básicos".

Comentarios 29

La propuesta del nuevo modelo de financiación autónomica del Gobierno está ya en los despachos de todos los consejeros de economía de las comunidades autónomas. Una propuesta que tiene como objetivo último que las comunidades tengan más autonomía financiera y no dependan tanto del Estado para lo que el Ejecutivo les propone reducir las transferencias del Estado del 30 al 10 por ciento, de forma que el 90 por ciento de sus recursos de las autonomías procedan de los impuestos cedidos, frente al 70 por ciento actual. El Gobierno también propone un incremento en la cesión de impuestos en virtud de la cual la cesión de IRPF e IVA alcanzaría el 50 por ciento, mientras que en el caso de los impuestos especiales se situaría en el 58 por ciento. 

El otro gran objetivo del nuevo modelo es, según anunció el vicepresidente económico, Pedro Solbes, que "cualquier ciudadano, independientemente de la CCAA donde resida tendrá la misma financiación para los servicios públicos básicos". Para conseguirlo se crea un fondo de convergencia que compensará a las comunidades con menor riqueza y a aquellas que estén por debajo de su capacidad fiscal, es decir, las que aportan más al Estado pero se quedan por debajo de la media en recursos por habitante.

No hubo cifras en la comparecencia de Solbes para presentar la propuesta de financiación para las CCAA y el vicepresiente económico, acompañado del secretario de Estado de Hacienda, Carlos Ocaña, se limitó a explicar las líneas básicas de este nuevo modelo que, aseguró, permitirá que todas las comunidades tengan más recursos para mejorar las prestaciones a sus ciudadanos y que todas ellas obtengan financiación equivalente para sufragar los servicios públicos fundamentales. Además, el vicepresidente afirmó que con este sistema quedará garantizada la suficiencia de recursos para los servicios que presta la Administración central, y, además, se cumplirá con las previsiones de todos los estatutos de autonomía.

El nuevo modelo busca que las autonomías dependan financieramente más de ellas mismas, y no tanto del Estado, y aumentar así a corresponsabilidad. Así, el nuevo modelo prevé que 90 por ciento de los recursos de las autonomías procedan de los impuestos cedidos, frente al 70 por ciento actual, recortando las transferencias del Estado del 30 al 10 por ciento y con incremento en la cesión de impuestos. 

Según avanzó Solbes, la cesión de IRPF e IVA alcanzaría el 50 por ciento, mientras que en el caso de los impuestos especiales se situaría en el 58 por ciento. Además, la propuesta del Gobierno también incrementará la capacidad normativa de las CCAA en materia fiscal y, en el caso del IRPF, podrán modificar los mínimos personales y familiares, dentro de unos márgenes, y aprobar la escala autónomica del impuesto, siempre con la condición de la progresividad, así como las deducciones de la cuota, como las correspondientes por adquisición y alquiler de una vivienda.

También se les permitirá adquirir mayores competencias en materia de IVA e impuestos especiales, así como ampliar la colaboración entre las distintas administraciones tributarias, una mayor autonomía fiscal para las CCAA que sumada a la una mayor capacidad normativa permitirían un "ajuste espontáneo" de los recursos a las necesidades de cada comunidad, ya que "a mayor población mayores necesidades y mayores ingresos".

Tres fondos

El nuevo modelo de financiación del Gobierno distribuye la financiación de las CCAA en tres fondos: los dos existentes de garantía de servicios públicos fundamentales y de suficiencia global al que se suma un nuevo fondo de convergencia con el que se busca corregir "los excesos y defectos" del actual modelo. La propuesta del Gobierno también incluye una partida de recursos adicionales. 

El más importante de los tres en dotación será el fondo de garantía de servicios públicos fundamentales que se financiará con "más de dos tercios" del total de los recursos y crecerá anualmente según la evolución de los recursos tributarios. Este fondo garantizará, según Solbes, la misma financiación para todos los ciudadanos y englobará "la sanidad, la educación y los servicios sociales". El reparto del fondo se realizará con arreglo a unos criterios de población ajustada, que exigirán a su vez una mejora de los criterios de ponderación para la que, según Solbes, "se introducirán elementos nuevos". 

La propuesta del Gobierno contempla los criterios de territorio, dispersión, insularidad, población mayor de 65 años, población sanitaria equivalente o uno nuevo de población menor de 18 años, aunque, según avanzó el vicepresidente, este "será uno de los principales temas a tratar con las comunidades" en las futuras reuniones. 

Uno de los puntos más novedosos de la propuesta del Gobierno es la inclusión de un tercer fondo, el de convergencia que contará con una dotación de recursos adicionales y albergará a su vez dos fondos. El primero de ellos es el de Competitividad, cuyo objetivo será reducir las diferencias de financiación per cápita entre comunidades, de modo que se distribuirá entre aquéllas que estén por debajo de la media o por debajo de su capacidad fiscal, es decir, las que aportan más al Estado pero se quedan por debajo de la media en recursos por habitante. El segundo es el de Cooperación, que viene a mejorar la convergencia en los niveles de vida entre las comunidades, por lo que se distribuirá entre aquellas de menor riqueza relativa.

Recursos adicionales

El tercer fondo es el de suficiencia global, que permitirá financiar el resto de las competencias transferidas relativas a los servicios que no se consideran dentro de la categoría de fundamentales. También incorporará recursos adicionales del Estado y estará ligado a los ingresos tributarios del Estado. En cuanto a los recursos adicionales que destinará el Estado en el nuevo modelo de financiación autonómica, Solbes rehusó dar cifras hasta que termine el proceso de financiación pero sí adelantó que se distribuirán progresivamente a lo largo de tres años bajo unos criterios concretos: incremento de la población ajustada desde 1999, nivel actual de población ajustada y personas dependientes. 

"Podrían incluirse otros criterios, actualmente en discusión con las comunidades autónomas" con las que, insistió seguirán manteniendo reuniones bilaterales que retomarán en la primera semana de enero. Además, Solbes anunció que irán preparando el Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF), que tendrá lugar antes de febrero.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios