Ocho detenidos en tres ciudades en otro golpe al terrorismo islamista

  • La operación policial, coordinada por el juez Garzón y desarrollada entre Barcelona, Castellón y Navarra, desarticula una célula encargada de reclutar, adoctrinar y financiar a radicales

Comentarios 2

Agentes de la Policía Nacional detuvieron ayer en las provincias de Barcelona, Castellón y Navarra a ocho hombres, todos ellos argelinos, presuntos integrantes de una célula islamista radical integrada en la organización de la estructura de Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI). Otras diez personas vinculadas a la célula fueron también detenidas, aunque las investigaciones establecerán su grado de participación en las actividades terroristas.

Las detenciones tuvieron lugar dentro de la denominada operación Submarino, dirigida por el juez central de Instrucción número 5 de la Audiencia Nacional, Baltasar Garzón, y ejecutada por la Comisaría General de Información del Cuerpo Nacional de Policía, en colaboración con las brigadas de las provincias donde se produjeron las detenciones.

A los detenidos se les relaciona con actividades de adoctrinamiento, sustento económico y apoyo logístico a integrantes de grupos terroristas, constitutivas de un delito de integración en organización terrorista.

El secretario de Estado de Seguridad, Antonio Camacho, subrayó que los detenidos eran integrantes "de una célula integrista radical que se encargaban del soporte financiero y logístico de organizaciones relacionadas con Al Qaeda en el Magreb islámico". "La operación ha permitido que personas que pueden tener entre sus objetivos comprometer la seguridad de nuestros ciudadanos estén detenidos y por lo tanto ese riesgo esté neutralizado", añadió.

Los detenidos en Castellón son Mohamed Bouacha, de 37 años; Mohamed Souici (37); Youcef Haddallah (27); Mourad Ait Kaid (36) y Abdennour Chettah (35). En Barcelona, unos 20 agentes capturaron a Sid Ali Taukoucht (39) y Abdelghani Himmouri (28). El Cuerpo Nacional de Policía detuvo a una tercera persona, pero poco después se la dejó en libertad sin cargos al comprobar que no tenía vinculación alguna con el grupo radical. Tras el registro, que se prolongó durante cinco horas, una caravana de siete vehículos policiales abandonó el barrio del Raval llevando esposados a Himmouri y a su compañero de piso.

Según algunos de sus vecinos, Himmouri haría ya unos seis años que vivía en España, donde trabajaba como transportista. Los vecinos coincidieron en señalar que apenas conocían a los dos detenidos, pero expresaron sus dudas sobre que se trate de terroristas. En Pamplona cayó Mustapha Yousfi (36).

En 2007, el Grupo Salafista para la Predicación y el Combate (GSPC), que actuaba en Argelia, país de donde proceden todos los detenidos como responsables de la célula islamista, se unió a otros grupos de idéntica inspiración salafista que actuaban en Marruecos para crear la facción de Al Qaeda encargada del Magreb Islámico.

En los registros practicados en los domicilios al cierre de esta edición fueron intervenidos 7.000 euros en metálico, resguardos de envío de dinero a Argelia (más de 80.000 euros), libretas bancarias, CDs y cintas de vídeo, tarjetas telefónicas y diversa documentación. La Policía mantiene contacto con otros cuerpos de seguridad extranjeros -Libia y Argelia- para determinar la implicación de los detenidos en las redes del terrorismo internacional.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios