La crispación cabalga de nuevo

  • El apoyo del PNV a los Presupuestos desencadena un duro intercambio de reproches entre Rajoy y Zapatero en el Congreso · La bronca se reproduce en el Senado con las polémicas sobre Fraga y ANV

Las sesiones de control al Gobierno en el Congreso y en el Senado tuvieron ayer un indeseable común denominador: el retorno del tono airado a los debates parlamentarios, la vuelta a esa página de la crispación que ya parecía superada con la nueva legislatura. Así, Zapatero y Rajoy intercambiaron ácidos reproches a propósito del respaldo del PNV a los Presupuestos Generales, mientras que en la Cámara Alta también se registraban encendidas discusiones entre populares y socialistas ante la negativa de éstos a disolver los ayuntamientos de ANV amén del espinoso enfrentamiento entre un senador de ERC y otros del PP a cuenta de las polémicas declaraciones de Fraga sobre los nacionalistas.

El líder del PP, Mariano Rajoy, utilizó una imagen muy gráfica para acusar al presidente del Gobierno de haber cedido a los intereses del PNV sacrificando el interés general; todo para conseguir sacar adelante los Presupuestos Generales del Estado de 2009. "A lo que hemos asistido para que le aprueben unos Presupuestos que no valen es a una descomunal bajada de pantalones", aseguró en la sesión de control al Gobierno del Pleno del Congreso. Zapatero le pidió "más coherencia y menos hipocresía" y le recordó que, en los años de gobierno del PP, pactaron cuatro Presupuestos con CiU, PNV y CC.

Después de que el Congreso rechazara el martes la propuesta de Rosa Díez para disolver los ayuntamientos gobernados por ANV, ayer fue el Senado el que también tumbó otro texto para actuar en bloque contra los más de 40 consistorios que aún están en manos de los proetarras. Aunque los primeros espadas -Zapatero y Rajoy- siguen respetando este espacio de entendimiento para conservar la unidad de los demócratas frente a ETA, socialistas y populares volvieron a enzarzarse por segundo día consecutivo en un cruce de acusaciones y reproches a cuenta de la disolución de los ayuntamientos gobernados por ANV. El portavoz de Interior del PP en la Cámara Alta, Luis Peral, acusó a Zapatero de no cargar contra ANV por sus "intereses electorales" en Euskadi. El senador socialista José Miguel Camacho le replicó que la disolución de ayuntamientos de ANV se debe estudiar caso por caso. "Dejen trabajar al Gobierno y no utilicen un tema tan serio como el terrorismo para sacar rédito electoral".

La Cámara Alta vivió ayer otro agrio enfrentamiento. Entre el senador de ERC Miquel Bofill y el del PP Antolín Sanz a cuenta de las declaraciones del presidente fundador del PP, Manuel Fraga, sobre que habría que ponderar el peso de los nacionalistas en la política nacional "colgándoles de algún sitio". El republicano acusó al veterano senador del PP de haber sacado "su raíz franquista" y el senador popular rechazó "lecciones" de una formación que estuvo ligada al grupo terrorista Terra Lliure.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios