El asesinado en Azpeitia es la cuarta víctima mortal de ETA en 2008

  • Se trata de la primera muerte tras la detención de 'Txeroki', considerado máximo dirigente de la banda, el pasado 17 de noviembre

El constructor Ignacio Uria Mendizabal, asesinado en la localidad guipuzcoana de Azpeitia, es la cuarta víctima mortal de ETA en lo que va de año y la primera que se produce tras la detención el pasado 17 de noviembre del considerado máximo dirigente de la banda, Garikoitz Aspiazu, "Txeroki". 

El pasado 7 de marzo, dos días antes de las elecciones generales, la banda asesinó al ex concejal socialista de Arrasate-Mondragón (Guipúzcoa) Isaías Carrasco, al que un terrorista tiroteó sobre las 13.30 horas cuando acababa de subirse a su coche para ir a trabajar en su puesto de cobrador de peaje de la autopista AP-1 en la vecina localidad de Bergara. 

Dos meses después, el 14 de mayo, ETA acabó con la vida del guardia civil Juan Manuel Piñuel con una furgoneta-bomba de gran potencia que situó junto al cuartel del instituto armado en Legutiano (Alava) y que hizo explosionar sin previo aviso. 

La última víctima mortal de la banda hasta hoy se había producido el pasado 22 de septiembre, cuando la explosión de un coche-bomba en el edificio del Patronato Militar Virgen del Puerto en Santoña (Cantabria) causó la muerte del brigada del Ejército Luis Conde de la Cruz.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios