Mas afirma que la disolución de CiU "difícilmente se entendería"

  • Varias enmiendas plantean sin tapujos en el congreso de CDC el divorcio con la Unió Democràtica de Duran Lleida

El secretario general de CDC, Artur Mas, advirtió ayer que no tendría sentido impulsar su proyecto de la Casa Grande del Catalanismo si, al mismo tiempo, Convergència decidiese en su congreso de este fin de semana romper su relación con Unió, el partido de Josep Antoni Duran Lleida, tradicionalmente más moderado.

Así se expresó tras la última reunión de la dirección saliente, celebrada en el Palacio de Congresos de Cataluña, escenario del XV congreso de CDC, en el que se discutirán enmiendas que plantean abiertamente el divorcio con Unió. Mas, que compareció acompañado de la cincuentena de miembros del comité ejecutivo saliente, dejó clara su opinión sobre las voces que piden acabar con CiU: "Difícilmente se entendería que quisiéramos construir la Casa Grande del Catalanismo si al mismo tiempo replanteáramos las relaciones con Unió para hacer esta casa más pequeña. Se trata de hacerla más grande", remarcó. "Hace 30 años que colaboramos con Unió y lo hemos de seguir haciendo, quizá con algunos parámetros diferentes", matizó.

Mas es consciente de que "cuando dos partidos forman parte de una federación, no puede decidir uno solo, deben decidir los dos conjuntamente". "Ninguno de los dos partidos puede imponer una relación sobre el otro, ni CDC la puede imponer sobre Unió, ni Unió la puede imponer sobre CDC", insistió. Una enmienda recoge la posibilidad de que Convergència y Unió presenten candidaturas separadas en las elecciones municipales de 2011.

También relativizó Mas las diferencias entre soberanistas y moderados: "Un militante de CDC por definición siempre quiere que Cataluña tenga más autogobierno, más soberanía, más capacidad de decisión". "Dentro de CDC hay personas que quieren ir más deprisa, otras que quieren ir poco a poco, pero todas ellas quieren subir en el mismo tren", ha señalado. Precisamente, la posibilidad del derecho a decidir será uno de los ejes del congreso.

Se prevé que la Ejecutiva que salga del XV congreso cuente con un 40% de caras nuevas y las mujeres ocupen el 40% de los cargos. Francesc Homs, Lluís M. Corominas, David Madí y Montserrat Candini se presentarán como candidatos a las cuatro secretarías ejecutivas. Oriol Pujol, en cambio, no dispondrá de ningún cargo específico pero estará presente en la dirección como portavoz en el Parlament.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios