Zapatero no ve imprescindible la reforma de la Constitución

  • El presidente del Gobierno ha asegurado que no propondrá ninguna iniciativa en ese sentido si no hay un clima de acuerdo y consenso

En el 30 aniversario de la Constitución, distintos dirigentes políticos valoraron hoy la vigencia de la Carta Magna y la posibilidad de abordar su reforma. Una opción que, de momento, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, parece no barajar, ya que, según defendió "la Constitución tal como está ahora es útil y, por tanto, no es imprescindible una reforma". Por su parte, el líder del PP, Mariano Rajoy, destacó los "grandes avances" que ha hecho la Constitución 30 años después de su aprobación en referéndum y aunque señaló que alguna reforma "habrá que hacer en su momento", no puso fecha para tal empresa.

En declaraciones a los periodistas antes de que comenzaran los actos de celebración del 30 aniversario de la Constitución, Zapatero dejó claro que no propondrá "ninguna iniciativa" de reforma de la Carta Magna esta legislatura a no ser que haya "un clima de acuerdo". "La Constitución ha sido, es y será útil", dijo el jefe del Ejecutivo, que aunque la pasada legislatura planteó una reforma limitada del texto, ésto ahora "no es una tarea prioritaria" para el Gobierno del PSOE.

"La Constitución tal como está ahora es útil y por tanto no es imprescindible una reforma, podríamos mejorarla, pero no es imprescindible, se puede funcionar con la Constitución para que el país progrese y para que la convivencia se fortalezca", declaró Zapatero, que insistió en que "la reforma necesita un clima de acuerdo, desde luego si no hay un clima de acuerdo no vamos a proponer ninguna iniciativa, no es en este momento una tarea prioritaria".

Además, el jefe del Ejecutivo hizo hincapié en que los 30 años de vigencia de la Constitución "han sido probablemente los 30 mejores años de la historia de España", años de "libertad, de democracia, de progreso económico y social y de proyección de España en el mundo". Por ello, destacó que "la tarea que hoy tenemos" es que "los 30 años que vienen de vigencia de esta Constitución tan positiva sean mejores que los 30 años que hemos tenido". España, concluyó, debe seguir "transmitiendo admiración en el mundo" igual que los últimos 30 años.

El líder del PP, por su parte, reafirmó la vigencia de la Constitución desde que tal día como hoy hace 30 años fuera aprobada en referéndum. "Creo que la nación española, la libertad, la igualdad y la cohesión social son los grandes avances de una Constitución con la cual hemos vivido 30 años y con la que espero, sin perjuicio de que haya o no que hacer alguna reforma, que alguna habrá que hacer en su momento, vivamos durante muchos años más", resaltó Rajoy, que subrayó los "aspectos positivos" del texto.

Rajoy elogió del texto que fuera "productor" de un acuerdo entre todos los españoles y que personas que estaban en posiciones políticas diferentes fueran "capaces" de ponerse de acuerdo con el objetivo de "mirar hacia el futuro", "superar una etapa muy dura de la Historia de España" y "fijar unas reglas del juego que constituyesen un marco de convivencia para el futuro". El presidente fundador del PP, Manuel Fraga, coincidió con Rajoy y señaló que "el paso del tiempo puede aconsejar" reformas "muy ligeras".

El diputado de IU, Gaspar Llamazares, dijo hacer un balance "agridulce" de estos 30 años de Constitución, ya que si bien el texto ha permitido un tránsito hacia la democracia "muy sólido", aún quedan hos derechos sociales y cuestiones pendientes" en el texto. Entre éstas, situó "las adherencias postfranquistas, la no aconfesionalidad del Estado, los problemas de la Ley Electoral y una serie de iniciativas sobre el modelo de Estado en un sentido federal".

Lealtad con Cataluña

El vicepresidente cuarto de la Mesa del Congreso, Jordi Jané de CiU, destacó que "la Constitución cumple hoy 30 años y en estos 30 años Cataluña ha sido leal con la Constitución. Desde Cataluña pedimos lealtad con el estatuto aprobado por las Cortes Generales y por la ciudadanía". El nacionalista catalán pedía así que el Tribunal Constitucional no recorte el Estatut, porque "nada dañaría más a la Constitución que una interpretación restrictiva del Estatut que lo llegara a invalidar".

Por su parte, el diputado de ICV, Joan Herrera, que no acudió a los actos en Madrid, pidió una reforma de la Constitución que se limite a "los problemas de sucesión de la Corona o recentralizadora como la que plantea el PP y que podría seguir el PSOE", por lo que emplazó a las fuerzas políticas a realizar una reforma "profunda" en un sentido "federal, plurinacional y plurilingüe". Mientras, Joan Ridao, secretario general de ERC, consideró que la Carta Magna está "deslegitimada" porque el 55% de la poblacióon actual no pudo votarla en 1978.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios