Rubalcaba reconoce que aún no hay pruebas para implicar a Txeroki en los asesinatos de Capbreton

  • La pistola que se encontró al etarra en el momento de su detención no coincide con ninguna de las armas usadas en el atentado.

Comentarios 5

Todavía no hay pruebas claras y "contundentes" que impliquen directamente a Garikoitz Aspiazu, alias 'Txeroki', en los asesinatos de Capbreton, donde la banda terrorista ETA mató el diciembre de 2007 a los guardias civiles Fernando Trapero y Raúl Centeno. Así lo reconoció el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, que reveló que la pistola que se le intervino al jefe de los comandos de ETA el día de su detención en Francia no coincide con el arma con el arma usada para acabar con la vida de los dos agentes de la Benemérita. 

"Es verdad que la pistola no coincide, lo cual no quiere decir nada más que que pudo ser él y utilizar otra pistola", afirmó Rubalcaba durante la inauguración de la Comisaría Provincial de la Policía Nacional de Lleida donde reconoció que todavía no hay pruebas suficientes que permitan asegurar que Txeroki fue uno de los autores materiales de los asesinatos de Centeno y Trapero, tal y como aseguran varios miembros del desarticularon 'comando Nafarroa'.

"La historia que cuentan estos dos detenidos es que 'Txeroki' les dijo, a lo largo de un cursillo de dos días que les dio en el sur de Francia, que había sido él personalmente el que había matado a los dos guardias civiles", apuntó el titular de Interior, que señaló que los investigadores dieron total credibilidad a esta versión, ya que no se encuentra ninguna lógica para imaginar por qué alguien puede apuntarse, acusarse a sí mismo de dos asesinatos si no los ha cometido". 

Pero de momento, reconoció Rubalcaba, sólo hay indicios para relacionar a 'Txeroki' con los asesinatos de Capbreton y por eso hay una investigación abierta por la juez francesa Laurence Le Vert que confía que "acabe dando sus frutos". Pero, admitió el ministro, "si me pregunta alguien si existen pruebas contundentes, concluyentes en relación con la participación de 'Txeroki' en Capbreton, la respuesta es no, y la prueba es que la juez no le ha imputado".

El último jefe militar de ETA tiene pendientes más de una veintena de causas ante la Audiencia Nacional, las dos últimas abiertas después de su detención el pasado 17 de noviembre en Francia. Una abierta por el juez Santiago Pedraz, que sostiene que 'Txeroki' fue quien ordenó a los miembros del 'comando Elurra' colocar la furgoneta bomba en la T-4 de Barajas que mató a dos ciudadanos ecuatorianos, Diego Armando Estacio y Carlos Alonso Palate, y que supuso el comienzo del fin del proceso de paz. 

La más reciente fue abierta por Baltasar Garzón, que dictó un auto de procesamiento contra 'Txeroki' por ordenar atentados contra las instalaciones de la Copa América de Vela que se celebró en Valencia en 2007 y planear una 'campaña de verano' de ETA en la costa levantina, órdenes que el líder de los comandos de ETA dio en enero de 2007, cinco meses antes de que la banda terrorista diera formalmente por finalizada la tregua.  

También se conoció que el Ministerio de Defensa espera una respuesta de ETA y ha extremado la alerta terrorista en todas sus dependencias. Una circular interna firmada por la secretaria general de la gerencia de Infraestructuras y Equipamiento de la Defensa, María Isabel Martín Benítez, fechada cuatro días después de la detención de 'Txeroki', señala que el secretario de Estado de Defensa ha ordenado extremar las precauciones "ante el posible aumento de actividades terroristas".

El texto, enviado a distintos departamentos dependientes del ministerio, desde cuarteles a tribunales militares, ordena "extremar las precauciones ante la presencia de materiales y personas sospechosas" así como "vehículos no identificados" en las inmediaciones de las dependencias militares. Además, la circular recomienda "establecer controles en los repartos y distribución de productos en todo el ministerio y especialmente en comedores, residencias y lavanderías". 

También la orden considera que el personal militar debe extremar las medidas de precaución no sólo en su puesto de trabajo sino "en su domicilio". Estas recomendaciones se completan además con una especial mención a los controles "exhaustivos" que deben realizarse en correo y paquetería.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios