El Rey apadrina el diálogo entre religiones contra la "pérdida de valores"

  • Don Juan Carlos y el monarca saudí inauguran en Madrid la conferencia internacional que busca el entendimiento entre judíos, musulmanes y cristianos

El rey Juan Carlos y el monarca de Arabia Saudí inauguraron ayer en Madrid la Conferencia Internacional para el Diálogo en la que líderes y expertos musulmanes, judíos, cristianos y de otros credos buscarán vías para fomentar el diálogo y el entendimiento mutuo. En su intervención ante un auditorio cercano a los 250 representantes religiosos e intelectuales de todo el mundo, don Juan Carlos abogó por un entendimiento que acabe con la "barbarie terrorista", el hambre y respete los derechos humanos.

Tanto don Juan Carlos como el monarca saudí, Abdullah bin Abdulaziz al Saud, destacaron la tradición de España como testigo de la convivencia y encrucijada de culturas y, en presencia del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, fueron los encargados de la puesta de largo de una conferencia de tres días de duración que, bajo la organización de las autoridades saudíes, pretende coordinar posturas y lanzar proyectos concretos para fomentar el diálogo entre religiones, contrarrestar las corrientes que generan conflicto y consolidar la lucha contra el "libertinaje, la decadencia moral y la disolución de la familia".

En su intervención, el rey saudí invocó el diálogo entre las diferentes religiones para combatir la decadencia moral del mundo actual y las guerras vividas a causa del extremismo religioso. Al Saud insistió en que los diálogos del pasado fracasaron porque se centraban en las diferencias y subrayó la importancia de buscar "los aspectos que nos unen" para luchar contra el terrorismo, las drogas, los crímenes, la explotación de los débiles y el racismo, problemas que, según el monarca saudí, se deben al "vacío espiritual" del mundo de hoy fruto, a su vez, de la "pérdida de valores" y "confusión de conceptos".

El monarca saudí explicó también que el Islam es la "religión de la moderación, la ponderación y la tolerancia" e instó al "diálogo constructivo" que abra "una nueva página para la humanidad".

Por su parte, don Juan Carlos señaló que España "ha construido su democracia en torno a la tolerancia, la convivencia y el respeto mutuo", abogó por profundizar en la "paz, el diálogo y la cooperación" internacional y resaltó la necesidad de promover el entendimiento para crear un mundo más justo, próspero y solidario que "acabe para siempre con la inaceptable barbarie terrorista", luche contra el hambre y la pobreza y "sea respetuoso con los derechos humanos".

Ambos líderes mencionaron la defensa del medio ambiente pero ninguno de los dos hizo mención alguna a la igualdad de género -uno de los lemas que enarbola el Gobierno socialista en su segunda legislatura- ante una audiencia en la que había poco más de una docena de mujeres.

Entre los asistentes a la inauguración se encontraban los ministros de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, y Justicia, Mariano Fernández Bermejo; el enviado especial del Cuarteto para Oriente Próximo, Tony Blair o el defensor de los derechos civiles estadounidense, Jesse Jackson.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios