El PP hurga en la brecha PSOE-PSC

  • Los populares quieren hacer comparecer a Zapatero para hablar de financiación · En la dirección del grupo socialista mantienen que sus colegas "aprietan" pero no creen que lleguen a votar contra el Presupuesto

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, deja hoy Doñana para presidir una reunión especial de los ministros de carteras económicas, y mañana presidirá un Consejo de Ministros extraordinario por la fecha, en mitad del mes de agosto, para analizar los efectos de la crisis. Ese jueves ya conocerán el dato de inflación de julio y, lo que es más importante, el trimestral del PIB, que estará muy cercano al cero. El anterior fue del 0,3%. Sin embargo, un nuevo frente se le está abriendo al presidente del Gobierno: el de la financiación autonómica, un asunto que necesita de una dura y larga negociación, pero que está agrandando la brecha entre el PSOE y el PSC debido a la amenaza catalana de echarle para atrás los Presupuestos Generales del Estado de 2008.

Tanto CiU como el PSC se vienen manifestando a favor de vincular la financiación y los Presupuestos, pero el PP quiere saber ahora si este "frente" es lo suficientemente fuerte como para obligar a Rodríguez Zapatero a intervenir en el Congreso de los Diputados para hablar de la financiación antes del mes de septiembre. Un representante del PSC ya ha adelantado que ellos no votarán con el PP, pero aún le queda CiU. El PP de Cataluña mantiene que no está en ese "frente", pero su presidenta, Alicia Sánchez-Camacho, apoya "con matices" las peticiones del gobierno tripartito.

La Diputación Permanente del Congreso se reunirá el próximo día 20 de agosto para decidir las comparecencia del presidente del Gobierno. El PP necesitaría los votos de CiU, IU y ERC y PNV. Las principales voces del PP, Soraya Sáenz de Santamaría -portavoz en el Congreso- y María Dolores de Cospedal -secretaria general-, emplazaron ayer a CiU para que se sume a su propuesta. Por su parte, Iniciativa por Cataluña (ICV) también ha registrado una petición de comparecencia de Zapatero sobre "los incumplimientos del Estatut" que podría ser respaldada o consensuada con el Partido Popular.

Sin embargo, aunque en el grupo parlamentario socialista son conscientes del aprieto, no creen que el PSC lleve su amenaza sobre los Presupuestos Generales hasta el final. La diputada socialista y vocal de la Diputación Permanente Mamen Sánchez manifestó ayer a este medio que no entra en sus cálculos que los socialistas catalanes voten contra el primer presupuesto de esta legislatura. "Los diputados del PSC -explicó- siempre adoptan esta posición de fuerza en agosto y en el período de negociación presupuestaria; la vez pasada fue el asunto de Fomento con Cataluña y, ahora, es el modelo de financiación". "El modo de actuar de los socialistas andaluces es muy distinto, trabajamos en silencio, y no montamos espectáculos", dijo la diputada socialista.

Ciertamente, tanto el presidente de la Generalitat, José Montilla, como destacados miembros de su gobierno, en especial, el responsable económico, Antoni Castells, llevan todo el verano amenazando con no votar el Presupuesto. El Gobierno y la Generalitat no pudieron llegar a un acuerdo sobre financiación el pasado 9 de agosto, tal como marcaba el Estatut, de ahí que el PSC haya sumado un motivo más de queja al Gobierno de Zapatero, donde hay dos ministros de este partido, Carme Chacón y Celestino Corbacho. La diputada Mamen Sánchez explicó que el PSC ya había sido avisado "internamente" de que era imposible concretar un acuerdo antes del 9 de agosto.

Y ahora el PP quiere poner a prueba hasta dónde llega ese frente catalán. El pasado lunes, la nueva presidenta del PP de Cataluña, Alicia Sánchez-Camacho, escenificaba su apoyo con matices a las reivindicaciones catalanas al entrevistarse con Antoni Castells. El PP quiere repetir el próximo día 20 de agosto la misma estrategia aplicada en julio, cuando Rodríguez Zapatero fue obligado a intervenir en el Congreso para hablar de la crisis mientras los socialistas proponían al vicepresidente económico, Pedro Solbes.

La permanente tiene 52 miembros, de los cuales 25 son socialistas, el PP cuenta con 19 y el resto se lo reparten CiU, PNV, el grupo mixto y ICV-ERC a razón de dos cada uno. El pleno se convocaría si hay más vocales a favor que en contra.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios