El Gobierno apura el plazo para negociar el nuevo modelo de financiación autonómica

  • El Ejecutivo defiende que es perfectamente compatible que haya reuniones conjuntas con todas las comunidades autónomas, y al mismo tiempo con los gobiernos regionales por separado.

A diez días de que finalice el año, la negociación de la financiación autonómica entra en la recta final y el Gobierno y las comunidades apuran el plazo para tratar de cerrar un acuerdo, antes del 31 de diciembre, que beneficie a las autonomías y palíe las deficiencias del sistema actual.

El Ejecutivo defiende que es perfectamente compatible que haya reuniones conjuntas con todas las comunidades autónomas, y al mismo tiempo con los gobiernos regionales por separado, en respuesta a las críticas que ha recibido en las últimas horas del PP tras las reuniones mantenidas con los presidentes de Cataluña y Andalucía.

En concreto, la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, ha reprochado al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que se haya reunido "de tapadillo y a espaldas a todos los españoles" con estas dos autonomías, relegando al resto de las comunidades.

En este sentido se ha pronunciado también el portavoz de CiU en el Parlament, Oriol Pujol, quien ha tildado de "puro teatrillo"  el encuentro entre Zapatero y Montilla, antes de augurar que el presidente de la Generalitat no logrará más que un acuerdo que caracterizó como "nuevo café para todos".

Frente a estas críticas, la Junta de Andalucía ha calificado la reunión de ayer de "fructífera" y ha valorado la receptividad que ha percibido del Gobierno ante todos los principios que defiende la comunidad autónoma, como que la población sea el eje del nuevo modelo.

El vicepresidente primero de la Junta, Gaspar Zarrías, ha presentado a esta comunidad como "garante" de que el acuerdo será multilateral entre todas las comunidades.

El presidente catalán, José Montilla, ha admitido que hay todavía "sombras" en el futuro de los catalanes pero también "motivos para la esperanza".

Para el PSC, la reunión que se celebró ayer en el Palacio de La Moncloa sirvió para avanzar en la negociación pero no para cerrar un acuerdo.

No obstante, los socialistas catalanes han advertido de que no cerrarán un mal acuerdo con el Ejecutivo aunque se llegue a la fecha límite del 31 de diciembre.

También el titular de la Xunta de Galicia, Emilio Pérez Touriño, tratará de "cerrar un acuerdo" con el jefe del Ejecutivo en una reunión que tienen prevista para los próximos días.

En ese encuentro, Pérez Touriño instará a Zapatero a que Galicia cuente "con mayor autonomía financiera, más corresponsabilidad fiscal y un elevado grado de suficiencia financiera".

Además, incidirá en la "necesidad de que se tenga en cuenta el envejecimiento de la población y la dispersión territorial".

El presidente de la Generalitat Valenciana, Francisco Camps, ha pedido a Rodríguez Zapatero que convoque una reunión con el líder del PP, Mariano Rajoy, para cerrar el nuevo modelo, un proceso negociador que ha calificado de "urgente".

Por parte de Castilla y León, el presidente Juan Vicente Herrera ha advertido a Zapatero de que Castilla y León no admitirá "una solución rápida pactada con las grandes comunidades en población", en referencia a Andalucía y Cataluña.

Herrera ha rechazado "cualquier tentación de pacto bilateral que al final solamente esconde privilegios" y ha apostado porque la negociación del nuevo sistema se realice en un foro multilateral.

El presidente extremeño, Guillermo Fernández Vara, que también ha defendido la multilateralidad, ha justificado que el Gobierno se reúna "con quien estime oportuno", en relación con la polémica surgida tras el encuentro de ayer con Cataluña y Andalucía.

Fernández Vara ha confesado que él mismo ha tenido la oportunidad de hablar sobre este asunto con Rodríguez Zapatero.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios