La Generalitat cree que el modelo es "insuficiente" y avisa que aún no hay acuerdo

  • Las comunidades del PSOE dan la bienvenida a la propuesta del Gobierno mientras que en las del PP "suena a sardana".

Sin cifras concretas ni porcentajes el nuevo modelo de financiación que presentó el Gobierno se antoja "insuficiente" para la Generalitat de Cataluña. Así lo advirtió el consejero de Economía y Finanzas del Govern, Antoni Castells, que reconoció que la propuesta que presentó Solbes es "un avance" pero que, dada su ambigüedad, el acuerdo no es posible porque todavía no se desprende un modelo coherente con el Estatut. En el resto de comunidades, lo previsto: mientras las gobernadas por el PSOE, como Galicia o Andalucía, dicen que, a la espera de que se concreten las cifras, la propuesta "les suena bien", las que están en manos del PP ponen en duda la eficacia y equidad de un modelo que, en palabras de la consejera de Hacienda de la Junta de Castilla y León, Pilar del Olmo, "sigue sonando a sardana".

"Con esta propuesta yo no puedo asegurar que el modelo resultante sea coherente con el Estatut", afirmó en rueda de prensa Castells, que subrayó en varias ocasiones que el documento que les ha enviado Solbes no incluye cifras ni el porcentaje de recursos a nivelar, por lo que los elementos de juicio con los que cuentan son "lo suficientemente ambiguos e inconcretos" como para poder afirmar que de aquí saldrá un modelo que satisfaga a la Generalitat. "No podemos decir que hoy habría acuerdo", sentenció.

En esta misma línea se expresó el líder de CiU, Artur Mas, que pocos minutos después de conocer la propuesta de Solbes advirtió que "si no hay cifras no hay sistema" y lamentó acabar el año sin un acuerdo en lo que es un "nuevo incumplimiento" de lo pactado entre Montilla y Zapatero. De hecho, el grupo de CiU en el Congreso de los Diputados pidió la comparecencia del vicepresidente económico en el Parlamento para que dé cuenta del contenido del nuevo sistema.

Más duro incluso se mostró el socio de los socialistas en el tripartito, el secretario general de ERC, Joan Ridao, que rechazó frontalmente la propuesta de Solbes que, aseguró, "dinamita" el Estatut. "No queremos un mejor modelo, sino un buen modelo", insistió, señaló Ridao que avisó que su formación prefiere "un no acuerdo a un mal acuerdo como el presentado hoy".

En el resto de comunidades, ninguna se salió del guión previsto y frente a los aplausos y parabienes que la propuesta despertó en las comunidades gobernadas por el PSOE, las gobernadas por el PP mostraron serias reservas sobre el nuevo modelo. Entre los primeros está el presidente del Gobierno balear, Francesc Antich, que aplaudió la propuesta ya que refleja las principales reivindicaciones de Baleares durante las negociaciones llevadas a cabo, aunque aseveró que "falta un tercer estadio" consistente en la concreción de las aportaciones que realizará el Estado en las islas.

El consejero de Economía y Hacienda de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán, que no dudó en dar su apoyo y calificar de "positivo" el nuevo modelo que aseguró servirá para "fortalecer" el Estado de bienestar. En esta misma línea, la consejera de Economía y Hacienda de Castilla-La Mancha, María Luisa Araújo, aseguró la propuesta de Solbes es un buen modelo que "favorece" las aspiraciones de la comunidad. El presidente aragonés, Marcelino Iglesias, dio la bienvenida al nuevo modelo, que va en la línea de lo que "conviene a Aragón", aunque señaló que hay que "esperar a que pongamos números en el documento". 

También aplaudió la propuesta el consejero de Economía cántabro, Ángel Aguido, que aseguró que la propuesta "aumenta la tarta" de la financiación y, con ello, "las porciones de cada comunidad". Mucho menos entusiasta se mostró el presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, que señalo que en el documento presentado por Solbes hay "cosas" que le "gustan más, otras menos y otras nada". Tampoco quiso echar las campanas al vuelo el presidente del Principado de Asturias, Vicente Álvarez Areces, que señaló que el documento no es lo "suficientemente preciso" para dar su visto bueno.

Uno de los que se reunió la semana pasada con Zapatero para conocer los pormenores de la propuesta, el presidente gallego, Emilio Pérez Touriño, sí que mostró su satisfacción con el nuevo modelo aunque también advirtió que el documento que les ha trasladado el Gobierno se reduce únicamente a criterios por lo que habrá que esperar a tener "los números" para hacer una "evaluación final". Además, interpretó que la propuesta financiera del Gobierno Zapatero "avanza" en la idea de que Galicia tenga una Agencia Tributaria propia de forma "concertada" con este organismo a nivel estatal. "La música y la letra suenan bien", sentenció.

Pero a otros, como a la consejera de Hacienda de la Junta de Castilla y León, Pilar del Olmo, la propuesta "le suena a sardana" ya que se trata de "un fiel reflejo del modelo recogido en el Estatuto de Autonomía de Cataluña" que, recordó, está recurrido ante el Constitucional. Además, criticó que el documento del Gobierno no habla ni de porcentajes ni de cifras concretas, por lo que lo tachó de "vago", "incompleto" e "impreciso" y denunció que su único objetivo de cumplir el compromiso político del Ejecutivo con Cataluña.

Tampoco le suena muy bien la propuesta al presidente de Murcia, Ramón Luis Valcárcel, uno de los presidentes con los que no se ha reunido Zapatero, por lo que le acusó de "quebrar por primera vez el principio de debate entre todas las comunidades y el Gobierno, en la negociación del modelo de financiación autonómica". Sobre el contenido de la propuesta, Valcárcel señaló que todavía "falta saber si habrá dinero suficiente, si se tendrá en cuenta el criterio de población, si la distribución per cápita va a ser la misma para las comunidades ricas que para las más pobres como la murciana".

Más comedido en sus críticas al nuevo modelo de financiación fue el Gobierno valenciano que capitanea Francisco Camps, uno de los que, como la presidenta de Madrid, Esperanza Aguirre, salió satisfecho de su encuentro con Zapatero. El secretario autonómico de Economía y Presupuestos del Gobierno valenciano, José Manuel Vela, reconoció el esfuerzo del Ejecutivo aunque señaló que la propuesta se ha presentado de forma precipitada, está incompleta y es insuficiente.  "Valoramos el esfuerzo de presentar de forma precipitada un texto de base", señaló Vela, que advirtió que "esto no es el final de un proceso sino el principio" y mostró la total disposición del Gobierno valenciano para seguir trabajando. En este punto recordó que, tras su reunión con Zapatero, Camps dijo que "había que ver la letra" del nuevo modelo y sólo "hemos visto un poquito de la letra".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios