Fraga es la auténtica revelación

Comentarios 1

RAJOY se comporta como un verdadero valiente. Ahora apuesta por la política-fusión, que es como la cocina pero con personas a las que se supone una ideología rica en matices en vez de sushi y jamón de bellota. Ahí tienen a Soraya Sáenz, la juventud sin belleza, la potencia memorística. Casi igualado en relevancia y docilidad está Alberto Ruiz-Gallardón, reubicado después de una durísima travesía desértica, más cerca que nunca de pillar un buen sitio cuando el pistoletazo indique la auténtica salida hacia el liderazgo del PP. Tampoco ha perdido el tiempo Daniel Sirera, simple peón hasta que Piqué se hartó del (anterior) discurso de Rajoy. Los demás barones también se acurrucan junto a la hoguera a la espera de que el fuego se apague.

¿Olvidamos a alguien? Claro que sí. El nuevo equipo del líder no sería ni la mitad de atractivo sin su sorprendente portavoz de hecho: Don Manuel Fraga. Bajo esa apariencia quebradiza propia de sus 85 años, el eterno gallego ha pegado un par de codazos hasta quedarse solo ante el micrófono. Él solito se basta para poner orden y cerrar el pico a la facción rebelde que encabeza Aguirre (o quizás, quién sabe, Aznar). Su voz fluctuante y por momentos incomprensible encierra mensajes incendiarios. No se dejen engañar por la cascada corteza. De la madera de este árbol surgió el PP. Y el autor de un invento, se quiera o no, debe conservar algo de ascendencia entre quienes se arriman a la sombra popular.

Fraga casa perfectamente con el espíritu marianil. Soraya, que cumple hoy 37 años, podría ser casi su nieta. Eso sí que es unir sin complejos. Dos portavoces tan distintos con una única meta: aupar al jefazo, allanarle el camino, espantarle las moscas cojoneras. Cierto que profesan estilos antagónicos. Ella dura pero correcta; él gruñón e iconoclasta. Damas y caballeros, ante ustedes el genio de Rajoy, quien por fin ha comprendido que la variedad de voces es el truco que le permitirá en adelante cambiar de chaqueta sin que se note tanto como ahora.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios