Fraga afirma que Costa no rivalizará con Rajoy porque "vio que perdía"

  • El líder del PP defiende ahora la necesidad de dialogar incluso con los independentistas de ERC · De Arístegui acusa a Rajoy de acaparar los avales y sus partidarios piden a Costa que no busque excusas

Constatada la imposibilidad de conformar una lista de garantías, comprobado el cierre de filas de los barones en torno a la candidatura de Mariano Rajoy y desanimado por el sistema de avales, Juan Costa desiste de encabezar la alternativa. El senador Manuel Fraga interpretó ayer la jugada en nombre de los adeptos a Rajoy: "No se presenta porque vio que perdía". Eso sí, el diputado castellonense desiste denunciando el actual modelo de designación del presidente del PP y convencido de que el partido precisa "un nuevo liderazgo". Costa recibió, tras su larga confesión en El Mundo, el silencio de Rajoy y las críticas más o menos veladas de algunos notables populares.

"Lo he pensado seriamente, le he dedicado mucho tiempo, responsabilidad e ilusión. Pero creo que lo desaconsejan la dinámica del congreso y el apoyo a Mariano Rajoy de muchos compañeros y de los compromisarios que representan", explicó Costa. El diputado castellonense se justifica por la "dificultad" para articular una nueva opción aunque insiste que el PP precisa un nuevo liderazgo. "Hay mucha gente que tiene enormes dudas de que nuestro proyecto político sea capaz de ilusionar y ganar a Zapatero en las próximas elecciones generales", recalca.

Costa defendió una nueva reforma en el sistema de avales y que se estudie que los compromisarios puedan avalar más de una candidatura. "No es bueno que puedan existir percepciones, dentro o fuera del partido, de que un proceso que tiene como objetivo legitimar una candidatura pueda percibirse como un proceso para bloquear otras alternativas, o que puede, incluso, obligar a que algunos militantes se pronuncien de manera pública por una candidatura concreta", advirtió. "Yo estoy seguro de que ése no es el objetivo del presidente nacional del partido. Pero creo que sería bueno hacer las cosas de otra manera". "Los militantes tienen que saber que ellos son los que eligen. En un partido moderno es imprescindible que los militantes tengan una participación más intensa", sentenció Costa en la entrevista.

Rajoy prefirió ahondar en su viraje estratégico antes que en la renuncia de su compañero de partido y aprovechó para repetir que "el PP debe dialogar con todos", deseo que incluye transformaciones tan sorprendentes como la de acercarse a los independentistas de ERC. "Tengo que decir que, aunque hemos mejorado nuestros resultados, no estamos satisfechos y el objetivo de Daniel Sirera [presidente del PPC], que es el mío, es representar a muchos más ciudadanos de Cataluña, ser un partido útil en Cataluña, dialogar con todos, escuchar a todos y ocuparnos de los problemas reales de los ciudadanos", proclamó Rajoy.

Como viene siendo habitual en las últimas semanas, el más expresivo fue el presidente fundador, Manuel Fraga, que aseguró que Costa "hace bien en no presentarse". A Fraga le siguió Daniel Sirera, que recordó a Costa que con esas "reglas del juego" en el PP catalán se han presentado tres candidatos a liderar el partido, por lo que pidió no buscar "excusas" en torno a las dificultades para lograr avales. El líder del PP gallego, Alberto Núñez Feijoó, argumentó exactamente lo mismo.

El portavoz de Exteriores del PP, Gustavo de Arístegui, muy crítico con Rajoy, dijo querer una candidatura alternativa por "higiene democrática" y explicó que Costa no es que no tuviese capacidad de obtener los apoyos necesarios para presentar su candidatura sino que "no tenía posibilidad de obtenerlos" ya que "buena parte de ellos estaban acaparados" por Rajoy.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios