España estudiará "reajustes" de misiones en el exterior para participar en Somalia

  • por el momento no existe ningún plan sobre la mesa para reducir efectivos en misiones como Kosovo

El Gobierno estudiará "reajustes" de las operaciones militares en el exterior cuando se ponga en marcha la operación naval internacional contra la piratería en aguas de Somalia aprobada por la ONU, aunque por el momento no existe ningún plan sobre la mesa para reducir efectivos en misiones como Kosovo.

Así lo explicó hoy en unas declaraciones a los medios el director general de Defensa, Luis Cuesta, que representa a España en el Consejo de Ministros de Defensa de la OTAN que se celebró ayer y hoy en Bruselas.

"En el caso de una eventual operación naval multinacional en aguas de Somalia para implementar la resolución del Consejo de Seguridad, habrá que ver primero los países contribuyentes y los medios que aportan. En ese momento el Gobierno estudiará con qué medios cuenta y si es necesario algún tipo de reajuste de las misiones en marcha", aseguró.

El Consejo de Seguridad de la ONU adoptó una resolución para que las aguas de Somalia dejen de ser un refugio seguro para los piratas, que han convertido el paso entre el mar Rojo y el océano Índico en uno de los puntos de mayor peligro para el transporte marítimo internacional.

La resolución autoriza a que en los próximos seis meses navíos de guerra extranjeros puedan perseguir dentro de las aguas somalís a embarcaciones piratas, siempre que antes reciban el consentimiento de ese país.

España, tras sufrir el secuestro del pesquero "Playa de Bakio", encabezó las iniciativas en este sentido en el seno de Naciones Unidas.

El límite de 3.000 militares españoles en misiones en el exterior supone eventuales reajustes del número de participantes en las distintas operaciones.

Preguntado por una eventual retirada de parte de los 636 militares que España tiene desplegados en Kosovo, el director general afirmó que "la misión allí se está desarrollando bien y, por tanto, no está planteada sobre la mesa una reducción de efectivos".

No obstante, confirmó que España, que no reconoce la independencia de la ex provincia serbia de mayoría albanesa, no participará en las nuevas tareas de la OTAN para desmantelar el cuerpo de protección de Kosovo, y crear una fuerza de seguridad kosovar y una célula civil de control de esa seguridad que será el embrión del futuro Ministerio del Interior.

"España no tiene previsto participar, pero no se ha opuesto porque entendemos que es beneficioso para la estabilidad de Kosovo y los Balcanes que la tarea del desmantelamiento del Kosovo Protection Corps (KPC) y el establecimiento de la nueva policía se haga bajo supervisión de la OTAN", aseveró.

Asimismo, destacó que "hay que entender estas tareas en el marco de la decisión del secretario general de la ONU, Ban Ki-Moon, de reorganizar la misión UNMIK para dar cabida a la europea Eulex, de manera que Kfor será el tercer nivel de intervención".

Se refería así al complicado ajuste de competencias que diseña la comunidad internacional para proceder a una transición tutelada hacia un estado independiente en Kosovo, con el rechazo de Serbia y Rusia.

Sobre el otro eje de la reunión de ministros de Defensa, la petición de la OTAN y de EEUU de un mayor esfuerzo europeo en la misión en Afganistán, Cuesta reiteró que España considera "muy sustancial" su actual aportación: 778 efectivos, dos equipos de entrenamiento y monitoreo enviados el año pasado, y cuatro vehículos aéreos no tripulados desde marzo.

Además, realiza labores de equipamiento y entrenamiento del Ejército afgano.

"Queremos ver el resultado de estas iniciativas y del plan estratégico político-militar (aprobado en la pasada Cumbre de la OTAN en Bucarest) antes de plantear nuevas contribuciones", aseguró el director general, que señaló que "lógicamente seguimos muy de cerca la evolución de la misión para dotarla en todo momento de los medios necesarios".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios