Corbacho dice que no se debe imponer el catalán a los inmigrantes

  • El ministro advierte que la obligación tendría efectos "contraproducentes"

Comentarios 1

El ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho, opina que la Administración debe promover el conocimiento del castellano o las lenguas cooficiales a los inmigrantes, pero no debe imponerlo como obligación, y que "imponer el catalán a los inmigrantes, por ejemplo, tendría un efecto contraproducente".

En una entrevista publicada ayer por el Periódico de Catalunya, el ministro de Trabajo e Inmigración considera un "planteamiento erróneo" obligar a las personas en este sentido. Corbacho dice que la reforma de la Ley de Extranjería que prepara el Gobierno pretende "ordenar" la reagrupación familiar, ya que ahora tenemos un país con cuatro millones de tarjetas de residentes, por lo que se diferenciará entre familia nuclear, pareja e hijos menores de 18 años, y familia con ascendientes.

Según el ministro, el reglamento tendrá que desarrollar las condiciones del inmigrante para el derecho a la reagrupación, que estará vinculado a la vivienda y las condiciones económicas. Para Corbacho, sería deseable pactar la reforma de la ley con el máximo consenso posible y afirma que si el PP actúa en la "centralidad" no hay motivos para que no pueda aprobar esta reforma.

Sobre el aumento del paro, Corbacho apunta que empieza a haber "síntomas de esperanza y confianza", con una baja inflación y tipos de interés reducidos, y afirma que con las políticas activas del Gobierno que dirige José Luis Rodríguez Zapatero se pueden crear hasta unos 300.000 puestos de trabajo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios