CiU supedita su apoyo a los Presupuestos a un acuerdo sobre financiación

  • ICV también condiciona su apoyo a la financiación y denuncia que la propuesta de Solbes "es tan genérica que el acuerdo es imposible".

"No habrá Presupuestos si no hay nueva financiación si para ello se tiene que contar con CiU". Este fue el envite que lanzó al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, el portavoz de CiU en el Congreso, Josep Antoni Duran i Lleida, durante su encuentro en Moncloa. Además, Durán instó a los socialistas catalanes a ser coherentes con su postura actual y no apoyar los PGE si no hay acuerdo sobre la financiación. Un escenario que en Ferraz ni contemplan, según reconoció la secretaria de Organización del PSOE, Leire Pajín. Con Zapatero también se reunió el portavoz de ICV, Joan Herrera, que también condiciona su apoyo a los PGE al acuerdo sobre financiación para Cataluña y denunció que la propuesta de Solbes "es tan genérica que el acuerdo es imposible".

Tras dos horas de reunión, Duran compareció en rueda de prensa en Moncloa para dar cuenta de su encuentro con Zapatero, en el que hablaron de Justicia y de la lucha antiterrorista, pero sobre todo hablaron de economía y concretamente del posible apoyo de CiU a los Presupuestos Generales del Estado. Para sacar adelante estas cuentas el Gobierno socialista necesita seis votos, que no llegarán de los once diputados de CiU si antes la formación nacionalista no tiene encima de la mesa un nuevo acuerdo de financiación autonómica que sea acorde con lo establecido en el Estatut y que comience a aplicarse en enero del próximo año.

El portavoz de CiU le dejó bien claro a Zapatero que si de CiU depende "no habrá Presupuestos si no hay nueva financiación". "Que haya una nueva financiación es cuestión básica, no suficiente, pero sí necesaria. Es una primera base para poder aprobar los Presupuestos", puntualizó Duran, que avanzó que las cuentas públicas deberán incluir también algunas de medidas contra la crisis que hoy ha rechazado Zapatero para poder contar, en su caso, con el respaldo de su grupo.

Interrogado sobre si CiU supedita su apoyo a los PGE a que un nuevo modelo de financiación satisfactorio para Cataluña o a que se alcance un acuerdo a nivel estatal, Duran se limitó a apuntar que, aunque el Estatut prevé que la negociación con su comunidad sea bilateral, no concibe un futuro sistema sólo para Cataluña, como tampoco que si no hay acuerdo con Cataluña lo haya con el resto de autonomías.

Duran ratificó el frente que su formación ha formado con el Gobierno de la Generalitat de José Montilla para conseguir un buen acuerdo sobre financiación para Cataluña. En este sentido, comentó que "lo coherente" es que el PSC no votara los Presupuestos de 2009 si para entonces no hay un acuerdo sobre financiación. "Invito al PSC a que no los apoyen si no contemplan un nuevo sistema. Deberían hacerlo con o sin grupo parlamentario propio", sentenció.

Pero en Ferraz ni siquiera se plantean esta posible rebeldía y que los diputados socialistas catalanes rechacen los PGE presentados por Solbes. "No contemplamos este escenario. Las relaciones entre el PSOE y el PSC son buenas como siempre lo han sido", afirmó la secretaria de Organización del PSOE, Leire Pajín, que el mismo día en que representantes del Gobierno Central y la Generalitat de Cataluña volvieron a reunirse sin éxito en la Comisión Mixta de Asuntos Fiscales y Financieros, reclamó paciencia porque "se acaba de abrir la negociación".

Además, Pajín subrayó que el Gobierno trabaja con el doble objetivo: que sea "un modelo consensuado" y que facilite recursos suficientes para desarrollar todas las políticas sociales a todas las comunidades autónomas, para que los ciudadanos tengan los mismos derechos vivan donde vivan.

De momento uno de los socios del PSC de Montilla en la Generalitat, ICV, salió hoy muy descontento de su encuentro con Zapatero. Su portavoz en el Congreso, Joan Herrera, que sin acuerdo de financiación apuesta claramente por el 'no' a los PGE. "La propuesta de Solbes es tan genérica que era imposible el acuerdo", afirmó Iceta, que también señaló que las bases del ministro de Economía son contrarias al Estatut y denunció que es "gravísimo" que un Gobierno tenga una actitud predispuesta a no cumplir con una ley.

En cuanto al plazo del 9 de agosto, Herrera reconoció que ya es casi imposible cumplirlo y destacó que los plazos establecidos en el Estatut eran "razonables, pero lo cierto es que llegado al plazo" ha sido imposible llegar a un acuerdo porque la propuesta de Solbes es "inconcreta y no cumple". "Si hay acuerdo en septiembre o en octubre mejor que mejor, pero no es un buen síntoma que el Gobierno tenga una actitud de no cumplir la ley. No vale titar la pelota hacia adelante y ya veremos a ver si avanzamos", sentenció.

Junto a Iceta compareció Llamazares, que señaló que "todavía es muy pronto" hablar de posicionamientos, pero señaló que "las primeras impresiones no son favorables". "El caracter restrictivo del presupuesto nos preocupa porque no permite mantener el gasto social y no permite cambiar el modelo de desarrollo ya que es continuista", destacó Llamazares, que criticó que en el Gobierno "no coincide la retórica con la prosa".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios