ANV es disuelta en el Ayuntamiento de Irún

  • Garzón pide que cesen los "ataques desmedidos" a los jueces

El grupo de ANV en el Ayuntamiento de Irún quedó ayer disuelto retirándosele la asignación económica que percibía hasta ahora, convirtiéndose así en el primer consistorio guipuzcoano en dar cumplimiento al auto del juez Baltasar Garzón de suspender las actividades de la formación abertzale.

Esta decisión fue adoptada en un pleno que se celebró en la localidad guizpuzcoana y que salió adelante con el apoyo de los 12 ediles del PSE y de los cuatro del PP, mientras que los cuatro del PNV y los dos de EB se abstuvieron y los tres de ANV se negaron.

El portavoz de ANV, Peio Gascón, advirtió que la decisión "va a tener consecuencias y que todos las vamos a padecer". Ante esas amenazas, el alcalde del municipio, el socialista José Antonio Santano, solicitó al portavoz abertzale que aclarara sus palabras. Gascón se limitó a indicar que la consecuencia de la disolución es que ANV va a dejar de cobrar la asignación como grupo y que lo van a padecer.

Otro de los enfrentamientos dialécticos de la sesión plenaria se produjo cuando uno de los tres concejales de ANV, Tomás Karrera, comparó la suspensión de actividades de su grupo con la quema de cajeros automáticos, al asegurar que ninguno de estos hechos contribuyen a la paz.

Mientras tanto, en los cursos de verano de El Escorial, el juez Garzón pidió ayer a los nacionalistas que dejen de atacar a los jueces y a la Audiencia Nacional "de forma desmedida y desconsiderada" por sus investigaciones sobre el pago a ETA del impuesto revolucionario por parte de algunos empresarios del País Vasco.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios