El día después de la tragedia en alta mar

l Después de la tormenta siempre llega la calma, tensa y trágica. Los inmigrantes que en la madrugada del miércoles eran rescatados y llevados al Puerto de Almería después de siete días de naufragio y de perder a 14 de sus compañeros de viaje, permanecían ayer aún heridos física y emocionalmente en los módulos de acogida instalados en los recintos portuarios. Cinco de los supervivientes fueron ingresados en los hospitales de Torrecárdenas y El Toyo y los 27 restantes tuvieron que ser atendidos por los profesionales de Cruz Roja y el Servicio Andaluz de Salud de sus heridas emocionales. Algunas de las madres tuvieron que soportar que les arrancaran de sus brazos a sus hijos, ya fallecidos, para echarlos por la borda al mar. Una tragedia sin precedentes en la historia de la provincia.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios