Entre Roquetas de Mar, El Ejido y una fría tarde en Soria

l Cada cual a lo suyo, vive con intensidad durante hora y media; sufre, llora y se alegra. Después, se vuelve a casa ilusionado en el caso de los roqueteros, resignados en el caso de los ejidenses y decepcionados entre aquellos que emprendieron el camino de Soria. Es el fútbol en estado puro, la más real de las manifestaciones del deporte con más seguidores. La próxima semana cambiarán los escenarios, las caras y las indumentarias, pero los sentimientos, seguirán en ese mismo sitio.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios