Anna Ferrer, Fundación Vicente Ferrer

"Conocí a Vicente cuando fui a Bombay a hacerle una entrevista"

  • Visita varias ciudades andaluzas con un lema de Vicente Ferrer: "Para erradicar la pobreza se necesitan muchas manos. Yo sólo tengo dos".

Comentarios 6

-¿Cómo conoció a Vicente Ferrer?

-Fui a hacerle una entrevista. Yo era una periodista de 21 años que trabajaba en un periódico de Bombay, el Current. Vicente llevaba 16 años trabajando en esa ciudad y las autoridades querían expulsarlo. Hubo manifestaciones en el campo y en las ciudades, muchos artículos a favor de Vicente y el director de mi periódico me mandó a hacerle una entrevista. Aquello cambió mi vida.

-Anna Ferrer era antes Anne Perry, una inglesa que llega a la India cuando los ingleses se van del país...

-Salí de Inglaterra con 16 años. Con mi hermano Terry, su mujer y un bebé de un año. Fuimos en un todoterreno y tardamos tres meses en llegar a la India. Yo seguí mis estudios en Bombay. Mi hermano ahora vive en Australia.

-¿Expulsaron a Vicente Ferrer?

-Al final, decidieron enviarlo a otro Estado de la India, el de Andhra Pradesh. En la capital, Hyderabad, los periodistas le preguntaron por sus planes. Nos instalamos en Anantipur, la zona más árida y más pobre del país.

-¿Cuándo se involucra con él?

-La Fundación se funda en 1969 y nos casamos en 1970.

-Una original despedida de soltera. ¿Fueron de luna de miel?

-No queríamos ir a ningún sitio, pero nuestro grupo de voluntarios nos alquilaron una casa con un poco de agua en la que pasamos dos o tres días.

-¿Cómo vio su familia que se casara con un jesuita español en la India?

-Yo siempre he sido un poco aventurera. Yo creo que no estaban muy sorprendidos y además le gustaba mucho a Vicente.

-¿Su llegada a la India fue tan impactante como la de la joven inglesa de la novela de Forster Pasaje a la India que llevó al cine David Lean?

-Para mí no fue impactante. Y por lo que me contó Vicente de su experiencia, para él tampoco. Los dos nos sentíamos como en casa desde el primer día. Yo soy una persona muy espontánea que me tomo las cosas como vienen. Sí recuerdo la primera cosa que me impactó. Cuando nació mi hijo Moncho, todo el mundo estaba muy feliz, paraban a Vicente por la calle para celebrarlo. La reacción fue distinta cuando nació nuestra primera hija. En ese momento me di cuenta de la discriminación que sufrían las mujeres en la India.

-¿Cómo sería Vicente Ferrer si no hubiera salido de España?

-Imagino que habría hecho las mismas cosas en España que hizo en la India. Siempre quería darse a los demás. Por eso antes de entrar en los jesuitas decidió estudiar Derecho como una forma de ser útil a los demás. No le pareció suficiente. Como misionero, la India era el gran desafío, estar donde hubiera mucho sufrimiento, mucha pobreza.

-India está entre los países emergentes. ¿Formar parte de ese club de nuevas potencias puede bajar la guardia de las ayudas?

-El país es una cosa abstracta. Allí hay 300 ó 400 millones de personas muy pobres. En el día a día de la Fundación, no pensamos en el país emergente, sino en cubrir las necesidades básicas.

-Su lema es Transforma la sociedad en humanidad. ¿Con megaciudades como Calcuta, Bombay o Madrás, allí hay más sociedad que humanidad?

-Están empezando a cambiar las cosas. En las ciudades grandes, cosmopolitas, no pensaban en ayudar a su propia gente. Ahora incluso los más pobres ayudan.

-¿Conoció Vicente Ferrer a Teresa de Calcuta?

-Una vez coincidieron en un aeropuerto.

-Es su primera visita a Andalucía. ¿Le gustaba a Vicente Ferrer?

-Si pensaba en España, pensaba en Sevilla, en Huelva, en Granada, donde tenía un hermano. Vicente tenía muchos amigos aquí. Tierra de muy buen jamón y muy buen corazón.

-¿Los vínculos de los españoles con la India son solidarios o aventureros?

-Se transforman. Cada año pasan por la Fundación unos 2.000 españoles y automáticamente se hacen embajadores.

-Sus compatriotas inventaron el fútbol...

-En la India el deporte rey es el cricket. Hay deportistas españoles que colaboran con nosotros. Tenemos proyectos con el Barcelona, con el Athletic de Bilbao. La Fundación de Rafa Nadal construyó unas pistas de tenis.

-¿El cine de Hollywood o el de Bollywood?

-Prefiero el cine que se hace en España, en Francia o Inglaterra.

-¿Pesa mucho el legado Ferrer?

-Es una alegría y una responsabilidad. Desde la muerte de Vicente en 2009, nos hemos extendido a mil aldeas más. Hemos llegado a zonas donde viven en unas condiciones como las que había hace cuarenta años en Anantipur.

-¿Dejó el periodismo?

-Sí, pero no dejé de escribir. En mi libro Un pacto de amor cuento mi historia con Vicente Ferrer.

más noticias de ENTREVISTAS Ir a la sección Entrevistas »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios