"Sabíamos que si trabajábamos bien todo sería posible"

  • Los alumnos del CEIP Guillermo Romero de Córdoba, bicampeón del programa 'Valores de Futuro' de BBVA, analizan su plan de ahorro ganador, la mitad de cuyos beneficios viajaron a Ecuador.

CERCA de cuarenta alumnos de entre 13 y 14 años del colegio CEIP Guillermo Romero de Córdoba  han vivido una enriqucedora experiencia inolvidable que, además de haberle valido la asistencia gratuita a un campamento de verano, les ha servido para reforzar valores tan importantes como el del trabajo en equipo, la responsabilidad o el esfuerzo y la compensanción del ahorro. Son los ganadores de la última edición del certamen Valores de futuro, iniciativa iniciativa del área de Responsabilidad Corporativa de BBVA España, enmarcada en su programa de educación financiera destinada a premiar el mejor plan de ahorro diseñado por escolares de toda España. 

En esta séptima edición de Valores de futuro han participado más de 1,3 millones de alumnos de Primaria y Secundaria, repartidos en 5.177 centros educativos.

Un plan donde todos cuentan. Este es el segundo año que el CEIP Guillermo Romero de Córdoba gana el certamen. Según Jesús Sierra, "como no podía ser de otra manera, cuando comenzamos nuestro proyecto el alumnado era consciente de la gran dificultad que entrañaba repetir el éxito de los compañeros del año anterior y había una mezcla de sensaciones que iban desde lo imposible de volver a ganar el mismo centro al 'si trabajamos bien todo es posible'". Y el esfuerzo les dio la razón. "Te puedo asegurar que este curso será inolvidable para estos alumnos por todo lo vivido en este programa", añade Sierra.

Implicación global. Y así es, porque Natalio, el alumno que ha representado a colegio cordobés, asegura que "el esfuerzo y las horas de trabajo que hemos sacrificado para sacar adelante el plan han merecido mucho la pena. Hemos sabido ponernos de acuerdo, ser responsables cada uno con su papel; hemos trabajado en equipo dando buenos resultados, hemos aprendido a organizarnos y hemos llegado a implicar a nuestros padres y al resto de vecinos", comenta con orgullo. Además, Natalio va más allá y habla de que los valores aprendidos hacen mejor el día a día. "Conceptos como los económicos podrán ayudarnos a nuestra formación académica, pero otros como el de  la solidaridad y el trabajo en equipo podemos llevarlos a cabo en nuestra vida diaria, a la hora, por ejemplo, de organizar las tareas: uno pone la mesa, mientras otro ayuda a la lavadora y otro recoge el cuarto",  puntualiza Natalio.

Concretamente, el plan de ahorro ganador ha querido implicar, no solo a la comunidad escolar, sino a todo el entorno. Y lo ha logrado. 

Todo comenzó con la constitución de una cooperativa con un capital inicial de 111 euros, aportados a razón de tres euros por alumno ("que salieron de sus propios ahorros", destaca Sierra). Una vez culminado el plan, esa inversión inicial generó un saldo  positivo de 1.400 euros, de los que el 55% se ha destinado a la ayuda humanitaria movilizada ante el terremoto de Ecuador. 

Una vez formalizada la cooperativa tocó poner manos a la obra. "Nos planteamos cuestiones como qué sabemos, de qué recursos disponemos, y a partir de ahí decidimos poner en venta manualidades con materiales reciclados, elaboradas por los chavales, bajo la supervisión de miembros de la comunidad escolar", aclara Sierra. 

Los conceptos financieros llegaron de la mano de José Javier López Navarro, voluntario de BBVA. "Mi objetivo era contribuir con mi granito de arena a mejorar las competencias y valores de estos chicos asociados al uso del dinero, como el esfuerzo, la solidaridad y el ahorro". Así pues, a lo largo de los días la cooperativa fue celebrando sus asambleas, tomando decisiones en conjunto y aprobando iniciativas como la puesta en marcha de un mercadillo, dentro y fuera del colegio. 

Los resultados y el valor del jurado. El plan de ahorro del colegio cordobés tenía un doble objetivo: el 55% de lo recaudado iría destinado a ayudar a las víctimas del terremoto de Ecuador, cuyas consecuencias conocían de cerca, ya que la familia de una de las profesoras vive en la zona más afectada. El 45% restante irá destinado para una jornada de convivencia, algo importante en un barrio donde es complicado que los alumnos se vean fuera del horario escolar. 

Según explica BBVA, "el jurado ha valorado muy positivamente que los alumnos hayan formado una cooperativa, en la que han manejado términos como la petición de un crédito. Por otro lado, este proyecto ha destacado por su capacidad de innovación, ya que los alumnos incluso han lanzado una aplicación móvil, que utilizaron como promoción del proyecto. Por último, han conseguido implicar a empresas locales y a toda la comunidad educativa, algo que también les ha valido para llevarse el título".

"Lo aprendido les ayudará a guiar decisiones futuras"

José Javier López es uno de los 600 voluntarios de BBVA que han trabajado con los participantes de Valores de futuro en el desarrollo de conocimientos financieros. Él ha estado implicado con el equipo campeón de la VII edición de este programa de educación financiera. Según explica, "durante varias sesiones trabajamos contenidos relacionados con el uso responsable del dinero e hicimos una campaña de ahorro perfectamente planificada, donde los chicos y chicas se volcaron desde el minuto uno, con muchísima predisposición, imaginación y ganas". Cuando llegó la recompensa en forma de galardón, José Javier asegura que "fue una enorme satisfacción para todos los participantes. En primer lugar, por alcanzar el objetivo de ahorro que se marcaron al inicio, en segundo lugar, por darse cuenta de que cuando se ponen en práctica los valores trabajados en los talleres se puede llegar a la cima. Estos alumnos no sólo han aprendido a ahorrar, sino que también han adquirido principios y cualidades que les ayudarán a guiar sus decisiones futuras".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios