La tecnología se impone en la cartera empresarial de Cajasol

  • La entidad refuerza su apuesta por un sector en el que ya tiene participaciones valoradas en 120 millones de euros, en torno al 10% de todo el grupo industrial

En su afán por diversificar la cartera empresarial y racionalizar el peso del sector inmobiliario en favor de otros que generen más valor añadido, Cajasol ha dado un nuevo impulso a su inversión en firmas vinculadas con la tecnología. De hecho, la entidad que preside Antonio Pulido tiene presencia hoy en una veintena de empresas de alto contenido tecnológico en segmentos como la información, la industria, las finanzas o la agroalimentación. Según los datos de la caja, el valor de esas participaciones ronda los 120 millones de euros, una cantidad que equivale al 10% de todo el grupo industrial y que, a medio plazo, se incrementará de forma considerable, ya que tiene en estudio varias oportunidades de inversión.

Las últimas operaciones acometidas vieron la luz poco después de que El Monte y San Fernando formalizaran su fusión como Cajasol (en mayo de 2007) y requirieron el desembolso de cinco millones. Con ello, la entidad tomó el 5% de Silicio Energía y un 8,78% de T Zonne, cuyos proyectos hasta 2015 suman unas inversiones de 3.000 millones de euros (incluida la financiación).

En la primera de esas empresas, que comenzará a producir silicio -se utiliza para la fabricación de placas solares y componentes informáticos- a finales de 2009, Cajasol comparte accionariado con Unicaja (5%), Cajagranada (5%), el BEF (5%), Isofotón (34%) y Endesa (17%). La firma, que operará en la localidad gaditana de Los Barrios, pasará a engrosar el grupo de las 10 únicas plantas de silicio que existen en el mundo. La actividad de T Zonne también se enmarca en la tecnología aplicada a las energías renovables, pues desarrolla e instala placas fotovoltaicas y este año prevé alcanzar los 100 megavatios instalados en huertas solares.

Ambas empresas encajan en el área industrial, donde Cajasol está presente, además, en Geotexan (20%), especializada en la fabricación de fibra sintética y geotextiles para la construcción, y en Sacesa (10,19%) que, junto con la fabricación de piezas para los grandes grupos aeronáuticos (el europeo EADS-CASA y el estadounidense Boeing), desarrolla tecnología para producir elementos estructurales de fibra de carbono.

No obstante, las mayores participaciones tecnológicas de Cajasol se concentran en las aplicadas a la información (está en 11 compañías). Así, controla el 49% de Caymasa El Sendero, dedicada a soluciones avanzadas en ámbitos como el diseño multimedia; el 25% de Infodesa, también centrada en soluciones avanzadas, aunque para la informática corporativa en entidades financieras; el 24,52% de AT4 Wireless, un laboratorio dedicado a la certificación y ensayos en el segmento de las telecomunicaciones; y el 20% de Sadiel, consultora de servicios tecnológicos.

En cuanto al sector agroalimentario, son cuatro las firmas de contenido tecnológico en cuyo accionariado está la caja. La mayor proporción la ostenta en la Fundación Idehs (Investigación y Desarrollo de la Escuela de Hostelería de Sevilla), con un 31,42%, seguida de Hudisa Desarrollo Industrial (22%), especializada en la generación y comercialización de productos hortofrutícolas para fines industriales, y de Fresas Nuevos Materiales (14,54%), dedicada a la investigación para la obtención de nuevas variedades de esa fruta.

Respecto a la tecnología para el negocio financiero, Cajasol ha entrado, de momento, en una sola empresa: Helena Activos Líquidos (1,76%), artífice de Hal-Cash, un servicio instantáneo de envío de efectivo, por el que una persona puede mandar dinero a otra con el móvil. Ésta, que recibirá una clave vía SMS y el importe remitido, podrá retirarlo en un cajero sin tarjeta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios