Los sindicatos descartan la huelga tras alcanzar un preacuerdo con Iberia

  • La aerolínea acepta negociar que el horizonte de aplicación del plan se amplíe de 2015 a 2017 y que se eviten medidas traumáticas.

Comentarios 3

Los sindicatos y la dirección de Iberia han acordado sentarse a negociar el futuro de la aerolínea sin amenazas de huelgas y con el compromiso de utilizar el ERE en vigor como "instrumento prioritario" para solventar "el posible excedente laboral", que no cuantifican. El preacuerdo fue anunciado al término de la reunión en el Servicio Interconfederal de Mediación y Arbitraje (SIMA) entre representantes de la dirección y de CCOO, UGT, USO, Sticpla, Asetma y CTA Vuelo, que han descartado convocar paros a partir del 7 de enero, como habían planteado en caso de no registrarse avances.

El texto no hace mención a la cifra de 4.500 empleos que, según el plan de reestructuración presentado en noviembre pasado, debían recortarse en la aerolínea y marca el 31 de enero o "fecha posterior que las partes acuerden" como límite para la negociación. En el acta del acuerdo, Iberia acepta la propuesta sindical de ampliar de 2015 hasta 2017 el plazo de aplicación del plan, es decir, cinco años en vez de tres.

Se compromete, asimismo, a "mantener los negocios de mantenimiento y handling(asistencia en tierra) hasta el año 2017", siempre y cuando se alcancen los niveles de rentabilidad que se acuerden y a que el acuerdo final refleje "un compromiso de inversión que incluya la necesaria renovación de flotas". Iberia también se compromete a hacer "sus mejores esfuerzos para recuperar aquella producción que realicen otros operadores con código Iberia, siempre que resulte rentable en sí misma".

En un comunicado, Iberia ha destacado que en la reunión ha ratificado su voluntad de utilizar "con carácter prioritario" el mecanismo de las prejubilaciones para la reducción de plantilla prevista, "vía a la que pueden acogerse un mínimo de dos tercios del total de excedentes". La compañía también contempla en su negociación otras fórmulas como bajas incentivadas, recolocaciones o movilidad geográfica, añade la nota. "Hay que reconocer que la posición que traía la dirección era radicalmente distinta a la del otro día. Hoy nos hemos encontrado con una dirección mucho más flexible, abierta a negociar", ha dicho el secretario federal del sector aéreo de UGT, Francisco Rodríguez. Al ser preguntado a qué atribuía ese cambio, Rodríguez aseguró que en caso de haber sucedido algo, "habrá sido en el seno interno de la empresa" y ha añadido: "Bienvenido sea".

Por su parte, el director de Recursos Humanos, José Luis Romero, ha asegurado que "no ha habido ningún cambio, sino la voluntad de llegar a acuerdos y empezar a negociar". Tras subrayar que "el Gobierno está mandando mensajes de que hay que hacer esfuerzos" que ellos han tomado, Romero ha afirmado que Iberia está atenta a las peticiones que hacen todos los estamentos.

El representante de UGT ha confiado en que a partir del miércoles se abran las mesas de negociación y en que este martes Iberia contacte con el colectivo de pilotos Sepla para mantener también un diálogo con ellos. "Esta negociación no será posible si no es un acuerdo que vincule a todos los colectivos de la compañía", ha añadido. También Iberia, en su comunicado, ha anunciado que esta misma semana la compañía va a citar al sindicato de pilotos Sepla para que se sume al acuerdo "y a la voluntad de negociación que han mostrado los demás sindicatos, única vía para sacar la empresa de la situación en la que se encuentra".

Iberia, que acumula unas pérdidas operativas de 262 millones de euros hasta septiembre, frente al beneficio de 286 millones de euros de su socio British Arways en IAG, anunció el 9 de noviembre pasado que iba a recortar 4.500 empleos, casi una cuarta parte de su plantilla, para volver a la senda de los beneficios.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios