El sector aéreo mundial suprimirá 100.000 empleos antes de diciembre

  • El consejero delegado de Qantas Airways, Geoff Dixon, cre que las aerolíneas deben tender a un nuevo modelo "globalizado" que permita aprovisionar capital ante la subida del crudo.

El consejero delegado de Qantas Airways, Geoff Dixon, estima que el sector aéreo mundial se verá obligado a prescindir de 100.000 empleos antes de Navidad y a realizar una reducción "sin precedentes" de la capacidad ante la coyuntura económica actual y el precio del combustible.

Dixon, en una conferencia en Australia, recordó que en los seis primeros meses del año un total de 24 aerolíneas tuvieron que cerrar y apuntó que las principales compañías estadounidenses están estudiando dejar en tierra un total de 465 aviones, "que es más de dos veces el tamaño de la flota de Qantas".

Dixon señaló que el sector no sólo atraviesa un "bache", sino que sufre "una transformación permanente" ante los altos precios alcanzados por el combustible, que se verá acelerada por la globalización.

Para Dixon, esta situación implicará un "nuevo orden" en el sector basado en la existencia de aerolíneas "más fuertes y eficientes" que puedan seguir comprando combustible y controlando un segmento del mercado como los viajes de largo recorrido.

"Con el tiempo, la consolidación del mercado transformará la industria, produciendo unas cuantas compañías muy grandes y sumamente eficientes", explicó Dixon, quien puso como ejemplo el grupo Air France-KLM.

A este grupo de compañías, Dixon añadió a aquellas aerolíneas "poderosas" que son apoyadas por sus respectivos gobiernos, que ven en el sector aéreo "un instrumento" de desarrollo nacional. En este sentido, hizo referencia a las recientes adquisiciones "multimillonarias" por parte de la aerolínea de bandera de Emiratos Árabes, Etihad Airways, que firmó con Airbus un pedido de 55 aviones por 10.407 millones de dólares (6.540 millones de euros) y con Boeing la adquisición de 45 aviones por un monto de 9.400 millones de dólares (5.912 millones de euros).

Nuevo modelo "globalizado"

Por otro lado, Dixon indicó que el récord alcanzado por el precio del combustible ha provocado un incremento de los costes de la aviación que recorta sus márgenes y consideró que la tendencia "emergente" para el sector "no es otra que la globalización".

No obstante, señaló que existen ciertas "distorsiones" que inhiben a las aerolíneas de intervenir en un mercado globalizado. Así, criticó el hecho de que las compañías se vean obligadas a "obtener la mayoría del capital en sus mercados nacionales", ya que "auque encuentren una oportunidad atractiva en un mercado de ultramar no siempre pueden operar allí" y apuntó las dificultades a la hora de establecer acuerdos con otras aerolíneas para aprovechar su red.

"Los gobiernos permanecen vinculados a la aviación a través de las aerolíneas de bandera nacionales e irracionalmente tienden a apoyar a estas compañías por defecto", criticó. Para Dixon esto ha provocado un "exceso de provisión a largo plazo de la capacidad", lo que apuntó suele ser bueno para los usuarios pero "no tanto para los inversores".

Por otra parte, Dixon estimó que en los últimos 60 años, el sector ha logrado unos ingresos aproximados de 11 billones de dólares (casi 7 billones de euros), aunque los beneficios netos fueron sólo de 32.000 millones de dólares (20.310 millones de euros), lo que corrobora que el margen de beneficio para las aerolíneas fue "sólo del 0,3%".

Por ello, Dixon consideró que la subida del precio del combustible servirá de "catalizador" para impulsar la globalización en la industria aérea, en el que el acuerdo de 'cielos abiertos' entre la Unión Europea y Estados Unidos que entró en vigor en el mes de marzo será "clave".

Asimismo, Dixon apuntó que la Unión Europea está presionando para la abolición de la restricción por parte de Estados Unidos a la inversión extranjera, que actualmente limita al 25% de total de las acciones con derecho a voto, pero hay signos que indican que podría aceptar la entrada de capital europeo basándose más en el establecimiento del negocio en el mercado que en la propiedad de las compañías".

De producirse esta "liberalización" se abriría el camino para que las líneas aéreas puedan realizar inversiones significativas fronterizas que permitirían un desarrollo "innovador" del sector. "Ocurrirá más tarde o más temprano", concluyó Dixon.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios