La morosidad en los créditos alcanza la cota más alta de la última década

  • El mal comportamiento de los ratios de las cajas sitúa la tasa global en un 1,61% · Solbes subraya la solidez del sistema financiero español y descarta registros similares a los de febrero de 1994, cuando se rozó el 9%

Las estadísticas continúan reflejando que los españoles no terminamos de apretarnos el cinturón. O, al menos, no lo suficiente como para afrontar las deudas que tenemos contraídas. Y es que, según los datos publicados ayer por el Banco de España, la cuantía de los créditos impagados supuso en junio el 1,61% de todos los concedidos por las entidades financieras que operan en nuestro país. Se trata de la tasa de morosidad más elevada desde enero de 1999, superando en casi un punto la registrada durante el mismo mes de 2007, cuando todavía rozaba mínimos históricos.

A finales del primer semestre del presente ejercicio, el volumen total de los préstamos de dudoso cobro (suman tres cuotas sin abonar), entre cajas, bancos y cooperativas de crédito, ascendió a 28.408 millones, casi el triple que en la misma fecha de 2007. En cambio, el saldo de créditos concedidos sólo repuntó un 11%, hasta situarse en 1,76 billones de euros.

El alza de la morosidad -lleva 12 meses consecutivos subiendo- coincide con un escenario de máximos en el Euríbor, el indicador que más se utiliza en España para fijar el tipo de interés de las hipotecas, que en julio se situó en una media del 5,393%. El comportamiento de este índice ha propiciado que, en menos de dos años, la morosidad haya pasado de su mínimo histórico a prácticamente rozar el 1,63% marcado en enero de 1999.

Por entidades, los bancos siguieron una mejor evolución que las cajas de ahorros, por cuanto la dudosidad de su cartera crediticia se colocó en un 1,283%, frente al 0,649% de un año antes. El volumen de sus préstamos morosos alcanzó los 10.277 millones al cierre del primer semestre, mientras que en el mismo periodo de 2007 era de 4.680 millones. En cuanto a las cooperativas de crédito o cajas rurales, que suelen presentar la menor calidad crediticia, su tasa de mora fue del 1,591%, algo más de siete décimas superior a la de junio del pasado ejercicio.

Pese a la velocidad con la que avanza la morosidad, el Gobierno no cree que vaya a poner en apuros al sistema financiero español, "sólido" y dotado de las reservas necesarias para plantar cara a esta situación. Así lo señaló ayer el ministro de Economía, Pedro Solbes, quien, en una entrevista con la agencia Efe, aseguró que no ve necesario un aumento de las provisiones para insolvencias exigibles a bancos y cajas. En su opinión, no es una buena noticia que suba la tasa de impagos a las entidades de crédito, pero subraya que los registros aún se encuentran en un nivel asumible para el sistema.

Solbes explicó que es muy difícil concretar qué tasa de morosidad supondría un problema para las entidades financieras, si bien descartó que vuelva a alcanzarse el récord registrado en febrero de 1994, cuando la mora se situó en el 8,7%.

Menos optimista se mostró la Asociación de Usuarios de Bancos, Cajas y Seguros (Adicae), cuyos portavoces apuntaron que la tasa de morosidad de la banca española podría cerrar 2008 entre el 3% y el 4%. A su juicio, los repuntes de este ratio sacarán a la luz la existencia de hipotecas basura (subprime) en España, un extremo que fue desechado por el ministro de Economía. Facua, por su parte, recomendó a los consumidores moderar el gasto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios