El juez acepta la suspensión de pagos de Martinsa

  • Los acreedores disponen hasta el 1 de octubre para comunicar los créditos que tienen con la inmobiliaria

El Juzgado de lo Mercantil número 1 de A Coruña ha declarado en situación de concurso voluntario de acreedores, antigua suspensión de pagos, a Martinsa-Fadesatras verificar, a la vista de la documentación remitida por la inmobiliaria, que se encuentra "en estado de insolvencia inminente"

El auto del juez indica que grupo inmobiliario, controlado y presidido por Fernando Martín, conservará las facultades de administración y disposición de su patrimonio, si bien estarán sometidas "a la intervención de los administradores concursales, mediante su autorización o conformidad".

Así, la entidad bancaria Bankinter, como acreedor de Martinsa-Fadesa, ejercerá como uno de los administradores concursales, junto con la abogada Antonia Magdaleno Carmona. El tercer administrador será designado por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) entre su personal técnico "o bien entre otra persona de similar cualificación".

El auto judicial también indica que, dado que agosto es un período "normalmente vacacional, el plazo de los administradores concursales para elaborar el informe sobre la situación financiera de la empresa comenzará a computarse desde el 1 de septiembre de 2008

En cuanto a los acreedores de Martinsa-Fadesa, el juez les solicita que comuniquen a la administración concursal las deudas que tienen con el grupo inmobiliario antes del próximo 1 de octubre.

Falta de liquidez

En el auto, el juez argumenta que las previsiones de cash-flow operativo de Martinsa-Fadesa (diferencia entre los cobros previstos y los pagos comprometidos) para el periodo julio-septiembre "contemplan un desfase de 22 millones de euros"

Además, también prevé "un déficit de 94 millones de euros para el mismo periodo" en el cash-flow de financiación, "que no podrá compensarse con los flujos de inversión procedentes de empresas del grupo". 

En cuanto a la tesorería, indica que ha menguado "drásticamente" en el último año y medio hasta situarse en algo más de 3,70 millones euros a fecha 30 de mayo de 2008. 

Así, señala que la sociedad "carece actualmente de liquidez y no es previsible que la pueda obtener en los próximos meses" para atender a las obligaciones de pago de intereses derivados del contrato de refinanciación de deuda que firmó el pasado mes de mayo y que prevé un pago de 330 millones de euros el 15 de diciembre de este año. 

Para el titular del Juzgado Mercantil de A Coruña, la inmobiliaria "difícilmente" podrá atender la totalidad de los gastos financieros derivados de los créditos hipotecarios contratados para financiar la construcción de sus promociones inmobiliarias si, "de persistir la coyuntura actual de estancamiento, si no verdadera recesión del mercado inmobiliario", no se realizan las ventas previstas y la subrogación de los compradores en las hipotecas que gravan cada unidad constructiva. La memoria apunta por este concepto vencimientos por importe de casi cuatro millones de euros en 2008.  I

Imposibilidad de atender a los pagos

Además, el juez estima en la situación actual de tesorería de la empresa, "se prevé la imposibilidad" de atender a los pagos comprometidos derivados de la adquisición de suelo para la promoción inmobiliaria, de los que en 2009 vencen más de 241 millones de euros. 

 A ello añade que, "la drástica disminución de la actividad" de Martinsa-Fadesa durante el este ejercicio "incrementa las dificultades con que se encuentra para acometer nuevas inversiones en un contexto de estancamiento del mercado inmobiliario marcado por el exceso de la oferta y la restricción del acceso al crédito, especialmente acusado en los últimos meses". 

En todo caso, el juez añade que la situación de insolvencia "no presupone la insuficiencia patrimonial" para responder al pago de todas sus obligaciones, sino "únicamente la imposibilidad de satisfacerla a sus vencimientos" o la previsión de "no poder cumplir de forma regular o puntual". 

Al respecto, recuerda que el patrimonio del grupo inmobiliario fue cuantificado en 10.800 millones euros y que cuenta con un pasivo exigible de 5.200 millones euros, "en su mayor parte deuda financiera". 

El Juzgado de lo Mercantil Número 1 de A Coruña se declara competente territorialmente para declarar la suspensión de pagos de Martinsa-Fadesa porque tiene su domicilio social en esta ciudad, pero advierte de que no se ha hecho una solicitud conjunta de concurso con sus seis filiales. 

No obstante, señala que las declaraciones de concurso voluntario independientes están "avocadas a una acumulación posterior a instancia de la administración concursal", aunque de momento serán examinadas por separado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios