El gasto privado en innovación de Andalucía repunta un 31% y triplica el avance nacional

  • La inversión de las empresas de la comunidad duplica su tasa de crecimiento en sólo un año y se sitúa en 1.392,9 millones

Vértigo. Ésta es la sensación que da la rápida escalada que están experimentando las empresas andaluzas en materia de innovación tecnológica. Si hasta hace pocos años, este capítulo era completamente desconocido para la gran mayoría de ellas, de un tiempo a esta parte la apuesta que están realizando por la I+D (investigación y desarrollo), y la adquisición de maquinaria, de equipos y de software está creciendo como la espuma.

Sin ir más lejos, y tras el bache sufrido en 2005, cuando la inversión en innovación retrocedió un 22%, en 2006 resurgieron de sus cenizas para apuntarse un alza del 15%. Un avance que, pese a ser importante, queda deslucido si lo comparamos con el registrado el año pasado, según las conclusiones de la Encuesta sobre Innovación Tecnológica en las Empresas del Instituto Nacional de Estadística (INE). Y es que en 2007 las enseñas andaluzas invirtieron 1.392,8 millones de euros en I+D para el desarrollo de productos y procesos, lo que supuso un repunte del 31%, o lo que es lo mismo, duplicar la tasa de crecimiento con respecto al ejercicio precedente.

Pero el dato cobra aún más relevancia si lo comparamos con la media nacional. El avance experimentado por la inversión española fue del 9,4%, hasta un montante global de 18.095 millones de euros, frente al alza sustancialmente mayor de 2006 (21,25%) y una cifra tres veces inferior a la andaluza. Con ello, el tejido empresarial de la región se reafirmó en su rally convergente con las comunidades que van en cabeza del pelotón, al crecer más que la media.

Y todo ello lo consiguió Andalucía, precisamente, en un año en el que el volumen de empresas que destinaron parte de sus recursos a I+D fue increíblemente menor. Así, se pasó de 7.429 firmas innovadoras a 5.754, es decir, que 1.675 dejaron de lado este capítulo. No obstante, las que consolidaron su apuesta por esta herramienta de competitividad, que representaron un 18,17% del tejido (frente al 24,3% de 2006), redoblaron esfuerzos, hasta el punto de elevar el desembolso total un 31%. En este sentido, el gasto que realizó cada una de ellas absorbió un 8,27% de sus ingresos, una cifra que, eso sí, quedó bastante alejada del 13,47% de la media nacional.

Atendiendo al mapa español, Andalucía se coló en la cuarta posición por volumen de inversiones. Con sus 1.392,8 millones, se situó sólo por detrás de Madrid, con 5,771,8 millones, Cataluña (3.926,9 millones) y País Vasco (1754,7 millones). Los ascensos más fuertes, sin embargo, los protagonizaron Murcia (45,3%), Castilla y León (34,8%) y la propia Andalucía (31%).

5.754

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios