La inflación agarrota la economía

  • Los precios repuntan hasta el 4,6% interanual en mayo, la cifra más alta desde julio de 1995 · El IPC supera la media nacional en Andalucía, tras las fuertes alzas en Córdoba, Jaén, Granada y Málaga

La ansiada bajada de la tasa de inflación a lo largo de la primavera, pronosticada por el Gobierno desde principios de año, ha quedado en agua de borrajas. El índice de precios al consumo (IPC) ha cerrado mayo con un contundente repunte de siete décimas en el mes, y de cuatro décimas en tasa interanual, hasta situarse en el 4,6%. Sigue así en los niveles más altos desde 1995, en concreto desde el mes de julio de ese año.

Retoma así la senda ascendente que únicamente ha abandonado una vez en los cinco meses transcurridos de 2008: en abril, cuando bajó al 4,2%. El diferencial de inflación con la media de los países de la Zona Euro se sitúa en mayo en 1,1 puntos, dentro del promedio de los últimos años.

El rebote del IPC fue incluso superior en Andalucía, por segundo mes consecutivo, donde mayo concluyó con una tasa del 4,7% en relación al mismo mes de 2007. Cantabria y Castilla-La Mancha han alcanzado el 5%. Almería vuelve a liderar la clasificación interanual un mes más con el 5,1%, aunque las provincias en las que más se encareció el nivel de vida en mayo fueron Córdoba y Jaén.

El Gobierno, por boca del presidente José Luis Rodríguez Zapatero, apuntó de nuevo a las dos bestias negras que están azuzando los precios: "El nivel de inflación en que nos encontramos es fruto del aumento tan intenso del precio del petróleo y del repunte del precio de los alimentos como consecuencia de una crisis de oferta en todo el mundo", afirmó en la sesión de control al Ejecutivo en el Senado. No obstante, la tasa de inflación subyacente (que no incluye productos energéticos ni alimentos no elaborados) también creció dos décimas en tasa interanual hasta el 3,3%.

La patronal andaluza CEA "lamenta el comportamiento de los precios" y matiza que, pese a la responsabilidad del petróleo en el repunte de mayo, "la inflación estructural refleja también tensiones en los mercados nacionales". Demanda por ello a la Administración medidas que "agilicen y flexibilicen" la economía.

Pedro Solbes, vicepresidente y ministro de Economía, reconoció que la tasa es "alta" y que a lo largo del verano cabe esperar "alguna subida más". Pero pronosticó que comenzará a bajar hasta aproximarse cada vez más a las previsiones del Gobierno tras el periodo estival, previsión que también comparten las Cámaras de Comercio. Junto al petróleo, al que atribuyó la parte del león del repunte, Solbes también apuntó al sector servicios como colaborador del aumento.

David Vegara, secretario de Estado de Economía, fue más realista al asegurar que la previsión del Gobierno de acabar el año con una inflación en el entorno del 3% "no es factible, a no ser que haya una sorpresa", como consecuencia de la escalada de los precios del petróleo. Vegara aseguró que la previsión de que el PIB español crezca un 2,3% este año se mantiene, aunque admitió que existen riesgos a la baja con el precio del petróleo a 135 dólares el barril -ayer cerró por debajo de esa cota, aunque el viernes rozó los 140 en EEUU-.

La tasa de inflación acumulada en los cinco primeros meses del año es el 2,2%, superior al objetivo del 2% que marca el BCE. El resto de la Zona Euro tampoco se libra de las tensiones: en Francia, por ejemplo, el IPC se situó en el 3,3%, el nivel más alto de los últimos 17 años.

El desglose que proporciona el INE cifra en un 5,7% el alza de los carburantes y combustibles sólo en mayo, tasa que crece hasta el 12,4% desde enero y el 21% en los últimos doce meses. De ahí que el transporte sea el índice (ver gráfico) que más se ha encarecido en el mes, en los que va de 2008 y en un año: un 2,5, un 5,3 y el 8,4%, respectivamente.

Junto al transporte, el vestido y el calzado son los segundos principales responsables del repunte de mayo, con un alza del 1,3%. Sin embargo, es la vivienda la que se sitúa en los cinco primeros meses de 2008 como el bien que más se encarece después del transporte: un 4,4%.

Productos que venían registrando alzas continuadas, como la leche, dan este mes un respiro, con una bajada del 0,9%. El pan permanece invariable en mayo, el pescado congelado se abarata un 1,8%, lo mismo que baja la carne de ovino. Sin embargo, los cereales suben un 1,2%, las patatas el 2,9% -la mayor alza porcentual en el mes- y el calzado de mujer y de niño el 2,4 y el 2,1%, respectivamente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios