La crisis obliga a España a recortar su aportación a la ayuda para el desarrollo

  • El Gobierno pretende "intensificar" sus esfuerzos y en 2012 destinará el 0,7% del Producto Interior Bruto a este cometido

Las actuales "dificultades económicas" obligarán a "acotar" la ayuda al desarrollo en los dos primeros años de legislatura, aunque en los dos siguientes, el Gobierno "intensificará" el esfuerzo y en 2012 destinará el 0,7 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB) a la ayuda al desarrollo.

La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, ha hecho este anuncio a los periodistas después de presidir la primera reunión de la Comisión Delegada de Cooperación al Desarrollo, integrada por varios Ministerios.

Preguntada por el efecto que la crisis económica puede tener sobre el objetivo de destinar el 0,7 por ciento del PIB a la ayuda al desarrollo, la vicepresidenta ha reconocido que la aportación será "más acotada" en estos dos primeros años.

"Este primer año no será tan ambicioso como podría haber sido", por lo que "aprovecharemos la primera parte de la legislatura para centrarnos en el plan director de cooperación, entre otras cosas y, en la última parte, cuando esté más engrasada toda la maquinaria poder ejecutar el mayor aumento" de inversión "porque el compromiso lo vamos a cumplir", ha aseverado.

Respecto a la creación de la Comisión Delegada de Cooperación al Desarrollo, la vicepresidenta ha subrayado que la intención del Gobierno es "hacer de la política solidaria y comprometida de la sociedad una política integral de desarrollo en todo el Estado".

Este grupo de trabajo, ha dicho, tendrá tres objetivos claros: estrechar la coordinación entre todas las administraciones, ganar en "eficacia y eficiencia", y garantizar que la política de cooperación española es "coherente" con los Objetivos del Milenio.

La Comisión, que volverá a reunirse en septiembre, tiene el cometido de elaborar el Plan Director de Cooperación 2009-2012 que, posteriormente, será debatido y consensuado con todos los agentes implicados en la cooperación (comunidades autónomas, ONG, etc).

De la Vega ha subrayado la importancia de este Plan, que "forjará la imagen de España como uno de los países más solidarios y activos del mundo", porque "ningún Gobierno responsable puede desentenderse de los problemas globales como el cambio climático, la pobreza, las amenazas de seguridad, los movimientos migratorios o el Sida" y porque "el mundo no puede permitirse desequilibrios tan grandes".

Las prioridades del futuro Plan Director de Cooperación serán luchar contra el hambre y la pobreza, combatir el cambio climático y defender el medio ambiente, trabajar en favor de la igualdad de género, mejorar el seguimiento de las ayudas para ver si son efectivas y cómo mejorarlas, y lograr la incorporación del sector privado en la cooperación.

Sobre este último aspecto, la vicepresidenta ha explicado que la intención del Ejecutivo es "potenciar y coordinar" la cooperación con las empresas para "dar un salto cualitativo", incrementar la coordinación y hacerla más eficaz.

De la Vega ha informado además de que la Comisión ha analizado también las dos futuras reformas legales que se llevarán a cabo: la de la Ley de Cooperación al Desarrollo, que pretende dar una visión integral a este área, y la reforma del Fondo de Ayuda al Desarrollo (FAD) que pasará a llamarse Fondo para la Promoción del Desarrollo.

"Queremos que el nuevo FAD sea multidisciplinar para que sin perder el objetivo inicial de promover la internacionalización de las empresas, se incluya también el trabajo que ya se está haciendo en favor de la cooperación".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios