El consumo de cemento cae al nivel de hace una década

  • La demanda desciende el 25% en Andalucía en 2008 · El sector potencia la exportación, que alcanza 541.000 toneladas

Comentarios 1

El cemento, que es el segundo producto más consumido por el hombre, está sufriendo un durísimo ajuste derivado del desplome de la edificación residencial en todo el país -y que supone casi tres cuartas partes del negocio cementero en la comunidad-. El mercado de esta materia prima básica ha caído un 24% entre enero y noviembre, lo que dejará el consumo total de Andalucía en este año en 7,5 millones de toneladas. Los visados de vivienda nueva han retrocedido además un 47% hasta agosto en la región respecto al mismo periodo de 2007, lo que indica que este segmento del mercado consumirá en los dos próximos años la mitad de lo que venía acaparando.

Por ello, el correctivo para el año que viene será aún peor, ya que el descenso estimado será del 20% y dejará la demanda de cemento en el nivel de hace una década, 6 millones de toneladas, según explicó ayer Tomás Azorín, presidente de Flacema. Esta fundación aglutina a los cuatro grandes grupos cementeros con presencia en la comunidad (Cimpor, Italcementi, Holcim y Portland Valderrivas), junto a otras empresas auxiliares y a los sindicatos UGT y CC OO. Estos porcentajes de caídas contrastan con el descenso mucho más moderado, del 4,9%, registrado en 2007.

De cumplirse estas previsiones, la industria cementera tendría además un problema de sobrecapacidad: Andalucía ha estado produciendo en torno a 8,5 millones de toneladas en los tres últimos años, mientras que el consumo superaba los 10 millones en todos ellos, diferencia que se cubría con importaciones.

De ahí que las industrias, según Azorín, estén ya volcadas en la exportación ante la caída del mercado doméstico. De hecho, en los once meses transcurridos de este año, las ventas en el exterior se han multiplicado enormemente, hasta las 541.000 toneladas, desde las 17.000 del mismo periodo del año pasado. "El mercado se autorregula, de ahí que las importaciones hayan decrecido al mismo tiempo en un 37%", según el también directivo de Italcementi (firma que gestiona la planta de Cementos Goliat en Málaga). No obstante, estas exportaciones a países del norte de África o a Rusia se cierran a precios muy bajos, a lo que se suma que en esos países también se nota la crisis.

Directivos y representantes sindicales, que presentaron la memoria ambiental de Flacema de los tres últimos ejercicios en la CEA, sí confiaron en que las medidas de impulso a la obra civil y a la construcción de vivienda a escala nacional y autonómicas permitan invertir la tendencia descendente, "siempre que se sea ágil al aplicarlas", puntualizó Azorín.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios