Tres canales de Madoff en España

Comentarios 1

NADIE pensaba que Bernard Leon Madoff, filántropo judío, miembro de la aristocracia financiera de Nueva York, fuese un vulgar estafador. Tenía un próspero negocio fundado en 1960. En 1985 fue uno de los cinco empresarios que lanzaron el Nasdaq, el índice bursátil de Estados Unidos que recoge los 100 valores de las compañías más importantes del sector de la industria de hardware y software, las telecomunicaciones y biotecnología. En pleno éxito, en el 92 lanzó sus famoso fondo. Pero ha terminado como el famoso estafador de origen italiano Carlo Ponzi, que en 1919 montó un negocio piramidal con el que ofrecía un interés del 50% en 45 días y del 100% en tres meses. El tinglado explotó y acabó condenado a cinco años de cárcel. Madoff ha aplicado el esquema Ponzi. Cuando pinchó la burbuja tecnológica en el 2000 fue el único que dio beneficios, con rentabilidades del 11% anual. La reputación de la autoridad reguladora de los mercados estadounidenses, la SEC, está en entredicho, pero también la de los comercializadores de estos productos en España.

Cinco bancos han vendido los fondos de Madoff aquí, también tres aseguradoras y nueve fondos de inversión. Los bancos no invertían directamente: ponían el dinero de sus clientes en sus propios fondos especulativos, que a su vez colocaban sumas en los fondos de Madoff. El Santander ha comercializado productos estructurados referenciados a los fondos del inversor estadounidense por valor de 2.010 millones de euros. Se trata de clientes institucionales y de banca privada internacional. Otros 320 millones forman parte de las carteras de 1.000 clientes nacionales de altos patrimonios, incluidos los de Banif. Estos valores se han comercializado a través de la sociedad Optimal Strategic, considerada un hedge fund, un fondo de alto riesgo, que ofrecía rentabilidades de hasta el 15%. El Santander también tenía una posición propia de 17 millones de euros.

Otro gran paquete de estos fondos se ha vendido por la oficina madrileña de Andrés Piedrahita, financiero colombiano/neoyorquino que representa a Fairfield Greenwich, la firma de inversión de su suegro, Walter Noel. Entre sus clientes está el empresario Martin Warsavsky, que ayer en su blog exoneraba a Priedrahita y su suegro de responsabilidad y les consideraba víctimas del fraude. Decía que han perdido una enorme suma de dinero en la estafa, como los hijos del propio Madoff.

Además de comercializar estos fondos a través de bancos, Fairfield tiene entre sus carteras de clientes a algunas de las más reputadas family office de España. Es la última moda, los family office gestionan el patrimonio de un único grupo familiar con elevado patrimonio. En España, los más conocidos son los de Koplowitz (Omega), Ortega (Ponte Gadea), Del Pino (Pactio) o Abelló (Torreal), aunque hay otros muchos de familias menos conocidas o menos potentadas. El último que constituyó la suya fue Mario Losantos, después de vender Riofisa a Luis Portillo.

Optimal y Fairfield son los principales distribuidores de fondos gestionados por Madoff en España, pero no son los únicos. Otra firma que tenía una cuenta con el ex presidente del Nasdaq es Morenés & Botín (M&B Capital Advisers), la boutique de banca privada que dirigen el marido de Ana Patricia Botín, Guillermo Morenés y su cuñado Javier, que utiliza el apellido compuesto de su padre, Botín-Sanz. Esta firma ha reconocido una exposición global de 152,4 millones de euros en distintos paquetes distribuidos entre clientes privados e institucionales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios