Las aerolíneas hacen sonar la alarma

  • La patronal que agrupa a las compañías españolas reclama al Gobierno un plan de choque urgente que evite más casos como el de Spanair · El sector pide rebajas en las tasas para compensar la escalada del crudo

Tras explotar la burbuja inmobiliaria, la de las aerolíneas parece también a punto de estallar. En una semana plagada de malas noticias para el sector (Spanair ha anunciado hasta 1.100 despidos y la eliminación de 9 rutas, mientras que Ryanair paraliza temporalmente sus bases de operaciones en Valencia y Palma de Mallorca), el sector hizo sonar ayer con fuerza la alarma. El mensaje parece claro: o se perfila un plan de choque urgente que compense el fuerte incremento del combustible o no tardarán en multiplicarse los despidos.

Así de claro fue ayer en Palma de Mallorca el presidente de la Asociación Española de Compañías Aéreas (AECA), Felipe Navío, quien aseguró que el caso de Spanair puede propagarse por el resto de compañías, lo que se traduciría en una escalada de expedientes de regulación de empleo (ERE). Si el Gobierno quiere evitarlo, advirtió, debería comenzar a aplicar medidas urgentes, entre las que incluyó una reducción en las tasas aeroportuarias, de navegación y de seguridad para intentar paliar los efectos de la crisis internacional que ha provocado la escalada sin freno del crudo.

Navío explicó en una rueda de prensa que si no se toman medidas rápidamente, será "el usuario el que pague ese incremento". También recordó que el primer síntoma de la crisis es la reducción del consumo, y adelantó que han notado una menor ocupación en los aviones y la supresión de vuelos adicionales. La muestra, alertó, no es otra que Baleares, una comunidad líder en la recepción de turistas que, sin embargo, ha experimentado un claro retroc eso en el número de vuelos en comparación con el año pasado.

"La reducción de vuelos, de flota y los recortes de empleo están afectando tanto a las compañías de bandera como a las de bajo coste o vacacionales", aseveró. En esa línea, Navío recordó que en los últimos meses 25 compañías aéreas han cerrado o presentado concurso de acreedores. Asimismo, resaltó que esta situación no afecta sólo a las aerolíneas españolas, sino que a nivel europeo y mundial también se reproduce el mismo escenario como resultado del "tremendo impacto" de la subida del petróleo.

A juicio del máximo representante de las aerolíneas en España, es necesario que el Gobierno, a través de Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA), tome parte en esta situación de crisis que afecta al sector disminuyendo las tasas, que son "exageradas", además de criticar que las tasas de seguridad del AVE las asuma el Ejecutivo -a través de los Presupuestos Generales del Estado (PGE)-, mientras que en el caso de los aeropuertos las asumen las compañías.

Esa medida permitiría a las compañías aéreas disponer de más margen para reducir costes, ya que éstas han estado haciendo "todos los esfuerzos" para recortarlos en aquellos segmentos que les competen directamente. También reclaman que disminuyan las tasas de oficinas, locales, mostradores y aparcamiento en aeropuertos. Pero hay más: fomentar la competencia entre los suministradores de combustible, racionalizar el espacio aéreo español, la creación del cielo único europeo, formar grupos de trabajo con AENA y el Ministerio de Fomento,reducir las cotizaciones sociales y establecer incentivos fiscales para las compañías. Todo un recetario contra la crisis.

El presidente de la patronal no descartó que se puedan producir nuevos incrementos en el precio de los billetes a causa del alza del combustible ya que, a su juicio, las empresas tienen que graduar "muy bien" estos incrementos en las tarifas, porque "se está notando una reducción en el número de pasajeros", por lo que "tendrán que buscar un equilibrio" entre las dos variables. AECA ya ha solicitado una entrevista con Fomento para exponer las medidas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios