La UE se vuelca en respaldar a Monti y en la estabilidad futura de Italia

  • Hollande destaca que el italiano "ha permitido al país recuperarse". Barroso señala su deseo de que las reformas iniciadas por el primer ministro sigan adelante tras las elecciones.

La Unión Europea se volcó en dar su apoyo al primer ministro de Italia, Mario Monti, y en subrayar que espera que la estabilidad que él ha conseguido se mantenga tras las próximas elecciones generales de febrero de 2013, mientras que Silvio Berlusconi quedó huérfano de respaldos. Así, el presidente de Francia, François Hollande, expresó su respaldo a Monti, de quien señaló que a su juicio ha logrado que Italia "se enderezase" y sea un país "respetado". Hollande se pronunció así sobre la dimisión de Monti y el anuncio de elecciones anticipadas en Italia a su llegada a la cumbre de líderes europeos que se celebra en Bruselas. "Monti es un hombre que ha permitido a Italia recuperarse, que desempeñó un papel fundamental en el Consejo Europeo del pasado junio y que hace que Italia sea considerada hoy un país respetado", afirmó el presidente galo al ser preguntado por los medios sobre el final del mandato de Monti y la candidatura de Silvio Berlusconi, su predecesor, a dichos comicios.

"No quiero meterme en la política italiana. Sólo puedo decir que Italia tendrá elecciones en el mes de febrero, y será el pueblo italiano el que tenga que respaldar las decisiones ya tomadas", añadió el presidente francés. En esa misma línea se expresaron fuentes del Gobierno español, que señalaron que es una "cuestión de los ciudadanos italianos decidir quién será su primer ministro", al tiempo que expresaron "admiración" por la gestión realizada por Monti al frente del país.

Hollande coincidió precisamente con Monti a la llegada a la sede del Consejo Europeo, donde ambos líderes se saludaron de forma afectuosa y posaron ante las cámaras, y posteriormente se reunieron ambos con el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy. Los apoyos le han llegado a Monti también del presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, con quien se reunió por la mañana y quien subrayó su deseo de que Italia continúe en la senda de la estabilidad y las reformas cuando Monti ponga fin a su mandato. Monti anunció el pasado sábado el fin anticipado de la legislatura después de que Berlusconi presentase su candidatura a las próximas elecciones y su partido, el Pueblo de la Libertad (PDL) retirase el apoyo al Gobierno. Italia disolverá las cámaras y se prevé que las elecciones generales se celebren a mediados de febrero.

Berlusconi, que asistió a la reunión de los conservadores del Partido Popular Europeo (PPE) previa a la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno, escuchó de sus compañeros europeos de formación política el apoyo masivo en favor del tecnócrata Monti. Allí coincidieron ambos políticos italianos, y aunque Monti no pertenece a esa formación conservadora, sí participó en la reunión de los populares europeos sin previo anuncio y a invitación de la dirección del partido.

Tras el abrumador apoyo al primer ministro italiano, el líder del PDL repitió su oferta de hacerse a un lado si Monti acepta liderar al centroderecha como hipotético jefe de Gobierno tras las elecciones. "Espero que Monti acepte mi propuesta, aunque por ahora no lo ha hecho", declaró Berlusconi, quien aseguró que la unión de "moderados" de centroderecha y la Liga Norte -muy crítica con Monti- obtendría la victoria electoral.

Según el líder del PDL, esa coalición plantea "algunas dificultades con la Liga Norte", pero no debería hacer imposible la alianza, que evitaría la "fragmentación" del voto. Berlusconi escuchó también cómo los líderes conservadores europeos respaldaban al primer ministro italiano, quien en palabras del presidente del PPE, el belga Wilfried Martens, cuenta con "un apoyo masivo" a su acción. "No sólo por su acción en Italia, sino que su acción va más allá y ha sido esencial para la relativa estabilidad del euro", aseguró Martens, mientras que el primer ministro luxemburgués, Jean-Claude Juncker, expresó un "gran apoyo" a Monti.

Al término de la reunión, el primer ministro italiano aseguró que acudió a la cita del PPE para "ilustrar" la situación en Italia y, sin dar indicación alguna sobre sus planes, expresó su confianza en que el próximo Gobierno mantenga "a Italia en la senda de la tradición europea y siga construyendo la UE".

"Sea cual sea el Gobierno que tengamos en Italia, esperemos que continúe con las reformas, queda mucho por hacer", advirtió el primer ministro sueco, Fredrik Reinfeldt. Su colega finlandés, Jyrki Katainen, aseguró que "lo importante es que la línea de política responsable de Monti durante los últimos meses continúe pase lo que pase en las elecciones italianas".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios