Sudor frío en las bolsas de todo el mundo

  • Los malos datos económicos y el temor a nuevos problemas en la banca de EEUU pasaron factura ayer a buena parte de los mercados · En Europa, donde la caída media fue del 2,5%, el Íbex resultó el peor parado

El fantasma de las hipotecas basura (subprime) se paseó ayer de nuevo por las bolsas de todo el mundo, más de un año después del estallido de la actual crisis financiera, cuyo epicentro se situó en Estados Unidos. Precisamente las malas noticias y, sobre todo, los rumores sobre próximos reveses en el sector bancario de ese país estuvieron detrás de la nueva jornada negra que vivieron los parqués.

En España, el Íbex 35 retrocedió un 2,93% y se situó en los 11.335 puntos, por encima de los 11.300 que para algunos expertos es el soporte para no volver a mínimos anuales. Se trata de la sexta mayor caída en lo que va de año, periodo en el que el selectivo ha perdido un 25,3% de su valor. La incertidumbre crediticia sigue haciendo mella en los bancos, aunque esta vez no estuvieron solos, y las constructoras también ayudaron en la caída libre.

Pese a que el índice de referencia español fue el que más cayó del Viejo Continente, el resto de las bolsas europeas no le fueron a la zaga. París se dejó un 2,56%, Fráncfort, un 2,28%, y Londres, un 2,17%; en conjunto, un 2,5% de caída media.

El origen de todo, estuvo una vez más en Wall Street. La sede de la Bolsa de Nueva York se vio afectada por un informe del banco JP Morgan que asegura que Lehman Brothers, el cuarto banco de inversión estadounidense, podría enfrentarse a depreciaciones de sus activos por valor de 4.000 millones de dólares (2.720 millones de euros) en el tercer trimestre, lo que, según algunos analistas, tendría "gravísimas consecuencias" en la banca española.

A ello se sumaron las especulaciones sobre posibles nuevas pérdidas en otra de las principales entidades financieras americanas, Wachovia. Completaron el cóctel las dudas que desde el lunes planean sobre la solvencia de las dos entidades semipúblicas Fannie Mae y Freddie Mac, que podrían ser intervenidas por el Gobierno de George Bush. Ambas, que acumulan pérdidas multimillonarias desde enero, respaldan la mitad de todas las hipotecas del país.

¿Y cómo digirieron los valores del Íbex todo este menú desalentador? Mal, ya que sólo dos valores del selectivo cerraron la sesión en verde: Iberdrola Renovables avanzó un 0,71% (concluyó a 4,23 euros) y Unión Fenosa lo hizo un 0,52% (hasta 17,3).

En la cola de la tabla se situó Mapfre, con una caída del 6,31% (3,1 euros). Le siguieron Ferrovial, que retrocedió un 6,24% justo un día después de completar con éxito la refinanciación de la deuda de su filial aeroportuaria BAA. Los títulos de la constructora cerraron a 33,3 euros. Los del Popular, el peor de los bancos en la jornada de ayer, se dejaron un 6,04%, hasta 6,8 euros.

Entre los cinco grandes, Santander perdió un 3,1% (concluyó a 11,5 euros) y BBVA, un 3,96% (11,1), convirtiéndose en los caballos de batalla del selectivo. Telefónica tampoco se escapó de la escabechina y perdió un 2,22%, hasta los 16,33 euros. La petrolera Repsol fue la que menos perdió -cerró a 20 euros, un 1,77% menos-, seguida de Iberdrola, que cedió un 2,2%, hasta 8 euros.

Volviendo a EEUU, ayer se conoció que el precio de la producción industrial subió un 1,2% sólo en julio, debido al encarecimiento de la energía y los alimentos. Además, los títulos de la firma estadounidense Home Depot, la mayor cadena del mundo de bricolaje y equipamiento para las reformas del hogar, perdían un 2,15% a media sesión, tras anunciar que en el primer semestre de su ejercicio fiscal ganó 1.558 millones de dólares (1.060 millones de euros), un 40,8% menos que en el mismo periodo del año anterior.

Algo lógico, si se atiende a los datos conocidos también ayer sobre el mercado inmobiliario en este país. El Gobierno informó de que la construcción de viviendas bajó un 11% en julio, hasta un ritmo anual de 965.000 unidades iniciadas, y los permisos para nuevas casas unifamiliares cayeron a su nivel más bajo en 26 años. Todo ello provocaba caídas en los principales índices bursátiles de Nueva York a media sesión, lo que anticipaba otra jornada en rojo para hoy a este lado del Atlántico.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios