Sindicatos y profesión médica, satisfechos con el bloqueo a la directiva

  • La patronal europea lamenta este rechazo porque priva a las empresas de la "flexibilidad necesaria".

Los sindicatos UGT y CCOO y los sindicatos médicos y estudiantes de Medicina han recibido con satisfacción la decisión del Parlamento Europeo (PE) de bloquear la norma que pretendía elevar de 48 a 65 las horas de trabajo semanal. Pero no todo han sido alegrías. La patronal europea ha lamentado este rechazo por parte de la Eurocámara porque priva a las empresas de la "flexibilidad que necesitan sobre el tiempo de trabajo" y porque impedirá, a los trabajadores que lo deseen, "ganar más trabajando más".

El secretario general de UGT, Cándido Méndez, alabó la decisión de frenar "el atropello absurdo" que suponía la directiva de 65 horas para el Estado del Bienestar y el derecho a una jornada laboral digna. Durante la inauguración del IX Congreso Confederal de CCOO, Méndez atribuyó este bloqueo a la "estrategia inteligente" que ha desarrollado la Conferencia Española de Sindicatos. 

Pero UGT no se queda ahí y confía ahora en conseguir preservar las garantías de negociación colectiva y de los derechos fundamentales de los trabajadores, como es el derecho a una joranda labora digna, que respecte la salud y la seguridad, los salarios decentes y una merjos conciliación entre el trabajo y la vida familiar. 

Asimismo, el secretario general de UGT acusó a Bruselas de querer sacar adelante esta iniciativa por su "complejo de inferioridad", su "falta de Norte" en el proceso de construcción europea y su fascinación por Estados Unidos.

En esta línea, el sindicato CCOO también celebró este bloqueo y exigió al Consejo Europeo que sea respetuoso con las decisiones del poder legislativo a la hora de iniciar los trabajos en la Comisión de Conciliación y que asuma todas y cada una de las enmiendas aprobadas.

Además, el sindicato recordó que ha sido una "holgada mayoría absoluta" la que ha dado por segunda vez la espalda al Consejo Europeo al enmendar esta Directiva de Tiempo de Trabajo.

La Medicina aprueba el rechazo

"Satisfechos" ha sido la palabra empleada por la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM) y el Consejo Estatal de Estudiantes de Medicina (CEEM) tras conocer el rechazo europeo a las 65 horas semanales, una directiva por la que se sentían especialmente afectados. Además esperan que esta buena noticia se confirme al margen de los cambios en las próximas elecciones al PE.

Tras cuatro años de oposición a esta norma, el secretario general de la CESM, Patricio Martínez, señaló que con esta decisión "ha vuelto el sentido común" a esta institución europea. Y es que esta directiva, "habría supuesto para los facultativos jornadas de excesivo trabajo y estrés que harían más fácil la aparición de los errores de los médicos", aseguró Martínez.

Por su parte, el CEEM felicitó a las organizaciones que respaldaron las manifestaciones contra la norma europea que, a su juicio, "tanto a nivel español como europeo han supuesto el respaldo definitivo contra las modificaciones que iban en contra de trabajadores y pacientes". El Consejo Estatal tampoco se olvidó "de todos los estudiantes, líderes de las movilizaciones, que con su actuación han abierto un futuro mejor a los profesionales de la Medicina de hoy y de mañana".

Decisión catastrófica

No todos están satisfechos ante este rechazo de la Eurocámara. La patronal europea Business Europe lamentó la decisión porque priva a las empresas de la "flexibilidad necesaria" para organizar el tiempo de trabajo. "Los trabajadores que quieran ganar más trabajando más tiempo no estarán autorizados", criticó Philippe de Buck, director general de la patronal.

Por ello, de Buck pidió que en las negociaciones que comenzarán ahora entre la Eurocámara y los Veintisiete para tratar de llegar a un acuerdo sobre la norma "se considere la competitividad de la economía como la prioridad esencial".

Otra decisión del Parlamento que preocupa a las empresas europeas es la de la supresión en tres años de las excepciones a la jornada laboral de 48 horas. "Es un instrumento importante para las empresas a la hora de abordar las fluctuaciones en la demanda", señaló Business Europe. También alertó de que clasificar todo el tiempo de guardia (incluyendo la parte inactiva) como tiempo de trabajo "tendrá un efecto negativo en el sector privado y pondrá en riesgo la prestación eficaz de servicios públicos en toda la Unión Europea, especialmente en el sector sanitario".

Pero la patronal europea no está sola. La asociación de cámaras de comercio europeas, Eurochambres, calificó el voto de la Eurocámara de "catastrófico" para las empresas comunitarias. "Estamos muy decepcionados por la posición adoptada por el Parlamento y pos su incapacidad para comprender los graves efectos que tendrá esta votación en la economía europea, en un momento en el que ya está siendo duramente afectada por la crisis económica", aseguró.  

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios