Ryanair baraja ofrecer 2.500 millones a BAA por un aeropuerto en Londres

  • La aerolínea de bajo coste muestra su interés por Stansted, en manos de la española Ferrovial a través del gestor aeroportuario

La aerolínea de bajo coste Ryanair baraja lanzar una oferta de 2.500 millones de euros para hacerse con el control del aeropuerto de Londres-Stansted, actualmente en manos de Ferrovial a través de BAA.

Según informaron fuentes de la low cost, la idea está encima de la mesa pese a que todavía la compañía está a la espera de conocer de qué manera se producirá la separación de los activos del gestor aeroportuario, si finalmente el regulador de la Competencia británico determina que el monopolio del tráfico aéreo que ostenta actualmente afecta a la calidad del servicio y exige a BAA la venta de algunos aeropuertos.

"Estamos obviamente interesados en Stantsed", recalcaron dichas fuentes que, pese a desconocer cuándo se pronunciará Competencia, confiaron en que se tome una decisión en octubre.

Según adelantaba ayer el diario británico The Daily Telegraph, el presidente de Ryanair, Michael O'Leary, aseguró que la cifra de la operación se situaría aproximadamente en unos 2.500 millones de euros, teniendo en cuenta que el aeropuerto mueve unos 24 millones de pasajeros al día y podría alcanzar los 40 millones diarios.

Asimismo, Londres-Stansted es una de las mayores bases de la low cost irlandesa, que cuenta con 43 aviones en el aeródromo. No obstante, O'Leary recordó que Ryanair dejará en tierra en invierno 15 de estos aparatos como protesta por las "voraces tasas aeroportuarias cuando las aerolíneas tienen todavía que hacer frente a los altos precios del combustible".

El presidente de la compañía aseguró que BAA "conoce" el interés de Ryanair y recalcó que el propósito es demostrar cómo la low cost irlandesa consigue gestionar "mejor" que BAA el aeródromo londinense.

Una oferta de este tipo pondría "seriamente a prueba" la competencia, teniendo en cuenta que habría que comprobar que la compañía Ryanair no cuenta con un trato preferencial en el aeródromo con respecto a sus directos competidores, como es el caso de easyJet.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios