El PIB andaluz tuvo un crecimiento negativo del 0,2% respecto al trimestre anterior

  • La caída de la inversión privada y del consumo impacta más en la región que la media nacional

La economía andaluza tuvo un crecimiento negativo de dos décimas en el tercer trimestre del año, tal como ha ocurrido con la economía española. Dos trimestres negativos de crecimiento significarían la entrada en recesión.

Por lo que respecta a la diferencia interanual, el crecimiento de la economía regional en el tercer trimestre del año fue del 0,8%, una décima inferior al alza del PIB estimada para el conjunto nacional en el mismo período, según los resultados de la Contabilidad Regional Trimestral de Andalucía, que elabora el Instituto de Estadística de Andalucía (IEA).

La clave de este dato está en la caída de la demanda, que ha tenido una contribución negativa de dos décimas en el tercer trimestre, frente al aumento del 1,2% entre marzo y junio, y una aportación positiva de un punto del saldo exterior, en la línea de los trimestres precedentes, según el IEA. La negativa evolución de la demanda viene determinada por los mismos factores que en el trimestre precedente: por un lado "se ha producido una contracción de la formación bruta de capital (inversión empresarial) y una disminución del ritmo de crecimiento del gasto regional en consumo final de los hogares, respecto al trimestre anterior; y por otro, el gasto de las administraciones públicas y de las instituciones sin fines de lucro al servicio de los hogares ha evolucionado positivamente". En cuanto a la demanda, todos los sectores de actividad "han visto desacelerada su tasa de crecimiento respecto al trimestre anterior, excepto las ramas primarias donde se aumenta una décima". La rama que ha experimentado un mayor crecimiento ha sido la de servicios.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios